No hay billetes, ni raza, ni valores toreros

Con el inicio del 2020, de la mano de Raúl Arenas, echaba a andar en Mallorca un nuevo programa taurino en Canal 4 Radio; “No hay billetes”.

Es Arenas un hombre colmado de buenos deseos en pro de la tauromaquia, con una afición irreprochable y una evidente  preparación periodística a la altura para llevar las riendas de un programa taurino.

Cada miércoles, durante una hora, se desarrollan en el programa diversos espacios que acertadamente han llegado a denominar como tercios de la emisión en clara alusión a las diferentes fases de la lidia.

No cabe duda de que es un espacio radiofónico con un arduo trabajo semanal previo a la emisión en directo. Eso es un hecho evidente que sería injusto no reconocer.

No hay billetes cuenta como tercero en su cuadrilla con el lumbrera Luis Germán Navío. Una eminencia de la ética, del savoir faire y de la conclusión. Para corroborarlo ahí están, en la parrilla, los nueve programas emitidos.

Acostumbrado y siempre dispuesto Germán,  a arrastrarse en la mendicidad sin dignidad ni orgullo, harto de asear las posaderas de aquellos que, tras humillarle públicamente, le ceden un puesto en algún que otro paseíllo. 

Concretamente el segundo tercio del referido programa abarca semanalmente una entrevista y por sus micrófonos han desfilado a lo largo de estas nueve semanas de emisión algunos personajes más o menos relevantes del mundo taurino.

De todos ellos merecen especial análisis las entrevistas realizadas en los capítulos quinto y séptimo, respectivamente.

En sendas charlas participaron Alberto Lamelas y Álvaro José de la Calle.

Las declaraciones de los diestros merecen un capítulo aparte que no refiere la atención en este artículo por no ser el caso que nos ocupa.

Lo alarmante es que, habiendo sido Lamelas uno de los artífices del desastre ocurrido en la última corrida de Muro en la que tras la lidia del primer astado se tomó al público allí presente como rehén paralizando el festejo que se prolongó hasta cinco horas porque, según el propio Lamelas, no habría cobrado sus honorarios previamente al festejo, lo lamentable y denunciable es que  una vez en antena ni Arenas ni el osado Luis Germán tuvieran la gallardía y la raza para hurgar en lo profundo del asunto y no le preguntaran por aquellos fatídicos hechos que llevaron al traste la corrida de Sant Joan de 2017. Lameculos carentes de honor y valor torero incapaces de  defender la dignidad de la tauromaquia. Privados de libertad por la necesidad de rebozarse día tras día, entre el estiércol del mundo taurino por algún que otro beneficio personal.

Algo similar sucedió con De la Calle de quien siempre existió la sospecha de que en el trasfondo de esa corrida planeaba su sombra y la de un familiar muy hermanado a él en una urdida y detestable venganza hacia los empresarios.

Pero, la genialidad, la inspiración elevada a su máxima expresión se encuentra en el tercio de banderillas del último programa emitido este pasado miércoles.

De invitado, el ilustre matador de toros murer, el Sr. Barceló Alomar. Un ‘Campanilla más poeta y místico que nunca pero con la más que diagnosticada exacerbada soberbia de siempre y con la necesidad de una urgente cura de humildad.

Su entrevista, en la que alardea soberanamente de desconocer el significado del vocablo mamotreto y de sus carencias para comprender la gramática en la crítica taurina del 13 de octubre del pasado año publicada en este mismo portal y en Diario de Mallorca rubricada por un servidor merecen también la necesidad de un capítulo aparte. Crítica que, tras ser pública y sonora la sanción a la que se enfrenta el diestro mallorquín por aquel nefasto e insultante festival celebrado en Inca por los hechos denunciados en este mismo medio en la citada crónica, tiene la osadía y la desfachatez todavía- de manifestar que no se ajustaba a la realidad. Esto, evidentemente, con las palabras y las formas habitualmente elegantes con las que se despacha el del salto de la garrocha y la silla.

En la mencionada entrevista, volvió a hacer alarde de inteligencia, ética y sentido común el Sr. Germán Navío para salirle al paso Raúl Arenas y así, por colleras, pretender ambos dos, aleccionar de a lo que deben o no deben referirse y de qué manera debemos enfocar los artículos los críticos taurinos.

Cuánto listo recién llegado ebrio de magisterio y falto de bemoles. La ignorancia es un valor incalculable.

Que no vengan también a tocarme los costados.Y si se atreven a tocármelos, que echen la pata palante y con valor torero defiendan los toros y que denuncien la prostitución actual de la fiesta en Mallorca. Y si carecen de principios y dignidad, al menos que obvien dar lecciones a quienes andamos sobrados de dignidad y amor propio. Y no nos busquen. No me busquen.

Que afilen sus estoques y se hagan responsables de sus declaraciones, que den nombre y apellidos. No sean cobardes.

Lecciones ni una, señores, pero ni una.

Que suelo venirme arriba en el castigo y cuando siento el hierro soy capaz de tirar públicamente de la manta y hasta de pegarle fuego al barco de la tauromaquia en Mallorca con pasajeros a bordo incluidos. Aunque con la zozobra me vaya a pique yo también.

‘Tamos’?

Un comentario en “No hay billetes, ni raza, ni valores toreros

  1. Que gran disgusto me provocó leer este artículo! No sé que tipo de problemas personales tenéis entre si mismos, pero estoy convencida que a los lectores no tiene por que interesarles eso. Me quito el sombrero ante dos chavales que no están sentados en la casa quejándose, pero empezaron con mucho corazón a hacer algo por nuestra querida fiesta. Que no se les da perfectamente desde el principio? Pues aprenderán. Con consejos bien dados entre cuatro ojos, seguro que aprenderían más rápido. Pero me pregunto yo, como beneficia a la fiesta si entre taurinos entramos a este tipo de pleitos asquerosos?! Como si no tendríamos suficiente con todos que nos la quieren quitar… Que viva el respeto y que viva el arte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *