Simón Casas, la gran esperanza

Simón Casas será, sin duda alguna, uno de los nombres importantes de la temporada taurina que empezamos y que ha tenido como prólogo un corto serial de corridas de toros en Ajalvir con un importante triunfo del modesto Sánchez Vara.

Simón es el nuevo timón de Las Ventas de Madrid, esa gran nave taurina que sigue siendo el centro de referencia más importante del planeta taurino. Una nave naufragada por la anterior empresa, Taurodelta, que se limitó a organizar los festejos mecánicamente, sin originalidad y sin insuflar ningún tipo de ilusión a los aficionados.

La propuesta taurina que está hilvanando Simón Casas para la próxima temporada venteña ha despertado la esperanza y la ilusión por la creatividad de algunas combinaciones que han salido ya a la luz. El francés es el hombre indicado para reflotar la primera plaza del mundo y para contrarestar, asimismo, ese clima hostil y de aversión creado por la estupidez supina de aquellos que manipulan el arte de Goya y organizan fracasadas y falsas capitalidades animales.

Simón es un buen aficionado y un buen empresario. Su sabia estrategia comercial y publicitaria supondrá un relanzamiento de la fiesta taurina en Madrid y, muy probablemente, los toros sean la nueva “moda” madrileña. Simón pondrá la Fiesta en el centro de atención de los medios informativos taurinos y no taurinos, moverá a la afición y creará un clima propicio para que los aficionados puedan sentirse liberados del hostigamento constante por parte del Reich Animalista.

Simón Casas ya lo hizo en Nimes y ahora lo hará en Madrid. Si su estrategia da resultado en la capital española, no sería muy descabellado pensar que la Monumental de Barcelona podría o debería de ser su próximo objetivo. La Monumental no necesita organizaciones grisáceas y acomodaticias, sino que precisa de un hombre como Simón que no solo organice carteles atractivos y con tirón sino que convierta la fiesta de los toros en un acto social, prestigiado y lejos del “ghetto” en el que estamos ahora.

Algunas voces alertan que, con la llegada del francés, pueda bajar la presentación de los toros. Sinceramente no creo que sea así. Casas es un personaje muy inteligente que sabe muy bien que tiene que darle a cada tipo de público. El anuncio de desafíos ganaderos y la diversidad de encastes que se anuncian para la temporada son toda una declaración de intenciones y una clara muestra de que la figura del toro tendrá la importancia que se merece. Y si en las novilladas se baja el trapío de los novillos no es cuestión de alarmarse. Es una evidencia que, hasta ahora, las novilladas de Madrid eran exageradamente grandes. El trapío de muchos novillos era mucho mayor que el de la mayoría de los toros que matan nuestras figuras en los ruedos de nuestro solar patrio. Y, paradojicamente, quienes se enfrentan a estos novillos son chavales con muy poca experiencia, poco baqueteados y abocados a la cornada o al fracaso.

Si en las ferias taurinas no se organizan novilladas es muy complicado que los novilleros principiantes cojan el rodaje suficiente para poder presentarse en Madrid con el oficio bien aprendido. Si encima les echamos el toro que no se les echa a las figuras, podemos convenir que la ecuación no nos sale ni con calculadora.

Simón Casas quizás no será la solución pero sí una parte importante de la solución que necesitamos para relanzar la tauromaquia y quitarnos el lastre y los complejos. La temporada se antoja muy interesante. El éxito de Casas en Madrid podría favorecer el retorno y el éxito de los toros a nuestra Monumental catalana.

2 comentarios en “Simón Casas, la gran esperanza

  1. No se debe de bajar el trapio de novillos y toros en Madrid (no hablo de volumen). A Madrid deben de venir los novilleros cuajados y no con 3, 4 novilladas o incluso cero en el pasado año. Los toreros no deben ser recomendados para ver si suena la flauta. Otra situación sería un ciclo de novilladas promocionales, pero siempre de acuerdo con un mínimo de valias demostradas. El sr. Casas, dado que dispone de un número importante de plazas, debe obligar a todas las figuras a torear en Madrid para tener opción al resto.
    En cuanto a J. Colomer, no entiendo esa fijeza y publicidad a Sanchez Vara, da a entender que es el triunfador de la monumental Mexico junto a todas las figuras.

  2. Simón Casas estuvo interesado con BCN , le oi decir; como buen politico que es; hay que conocer los puntos debiles del adversario para ganarle. Con el no se hubiera anulado los toros, tal vez hubo intereses ocultos para que no se hiciera cargo dla plaza en vez de Matilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *