Un buen momento

Se dice que “el procés” catalán empezó con los toros y su polémica e inconstitucional prohibición en Catalunya. A pesar de las falsas y cínicas motivaciones sensibleras de defensa de los animales que esgrimieron sus señorías, todos sabíamos que la prohibición de los toros en territorio catalán era por cuestiones políticas y puramente identitarias. La prohibición de la Fiesta no ha mermado, sin embargo, el ánimo de una vigorosa afición catalana que sigue estando muy presente en todos los actos taurinos que se celebran dentro y fuera de Catalunya. Ni siquiera ha acabado con la abnegada afición de nuestros toreros que sueñan con la posibilidad de regresar a la bella Monumental catalana. Como muy bien reza el acto programado por la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, ahí seguimos.

La situación política actual, tan surrealista como preocupante, y la proximidad de unos comicios que puedan devolver la necesaria estabilidad política y económica que Catalunya necesita, abre un nuevo escenario de esperanza para los aficionados taurinos catalanes. El supuesto abandono y fracaso de las ideas independentistas puede ser una buena coartada para que la casa Balañá-Matilla levante la suspensión de su controvertido “de momento”. La historia taurina de Catalunya no puede continuar siendo humillada por los votos de unos diputados, algunos de los cuales se encuentran actualmente encarcelados por sus controvertidos desacatos a las sentencias constitucionales. Si el tan publicitado “procés” empezó con la prohibición de las corridas de toros en territorio catalán, bueno sería que el final del “procés” nos devolviera la libertad a los aficionados y la tranquilidad que necesita Balañá para abrir su “Monumental” al amparo de la sentencia del TC y sin el miedo a las represalias de los inquisidores.

Los toros no pueden continuar siendo la moneda de cambio ni de los independentistas ni del gobierno español. Los toros son una realidad histórica y cultural que está por encima de las distintas concepciones o ideologías políticas. Los toros forman parte de la cultura catalana y negar eso solo denota un enfermizo provincianismo o una idiotización de altos vuelos. A partir de ahí, cabe solo la normalización del espectáculo y no entrar en consideraciones contaminadas interesadamente por parte de los de siempre.

La próxima temporada puede ser un buen momento para recuperar la Fiesta en Catalunya. La llave de la Monumental y de que puedan regresar las corridas de toros a Barcelona la tiene Balañá. Un empresario que le debe mucho a la afición barcelonesa y al mundo del toro y que debería de afrontar este reto con predisposición y firmeza.

3 comentarios en “Un buen momento

  1. Si los propietarios de la Plaza de Toros Monumental, siguen con la negativa aptitud de no dar toros, despreciando el interés popular de toda la afición que reclama ver toros en Barcelona, creo que los Sres. Balaña, debieran arrendar la plaza a otros empresarios que me consta están interesados y son muy capaces de recuperar el esplendor tiempo atrás tuvo nuestra Plaza de Toros.

  2. A ver sñr Balaña,si tiene un poco de decencia y piensa en los aficionados catalanes que los ay y mas de lo que se piensa,si también comprendo las amenazas que tiene de ciertas partes pero debe de echarle ganas al menos arrendarla a matilla o intentarlo la afición se lo merece sobre todo por lo que hemos aguantado y ahora es el momento al menos de intentarlo ES UN ESPECTACULO LEGAL,un saludo a toda la afición catalana y animos que los sueños también se cumplen.

  3. Me alegra colomer ver que puede hacer un artículo de opinión sin meterse prácticamente con ningún torero, ganadero, empresario (balaña ya no lo es) apoderado o aficionado q no comulgue con sus ideas…
    siga así!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *