En el Año V después de Barcelona

Todo no sigue igual. Además del inexorable paso del tiempo, en el Año V después de Barcelona lo que sí sigue igual es el cínico silencio del Tribunal Constitucional. Aquí seguimos a la espera. Porque seguimos esperando, que nadie lo olvide.

En este quinto año sin toros en Barcelona (y en toda Catalunya, aunque en aquel entonces solo la Monumental permanecía abierta) cada vez hay menos voces que reclamen, que pidan el regreso de los toros aquí. Precisamente, aquí, otra vez nos vemos en la obligación de recordar a esos toreros, a esos empresarios, a esos ganaderos y a todos los que forman ese taurinismo de cabeza que ni siquiera ese santo ferial de San Isidro que ahora se celebra, con sus 31 tardes 31 ininterrumpidas será suficiente para eso de que la fiesta se defiende sola. Esta sangría solo debería detenerse empezando a abrir la plaza que se cerró en septiembre de 2011.


Que mejor momento que esta precampaña electoral para que el Constitucional diera la oportunidad de que la Monumental se abriera si ese propietario Balañá y su íntimo Matilla dijeran que van palante. Tras casi un año sin esos matillazos que casi colgaban carteles de reapertura, es hora, otra vez, de dejarse de secretos y recuperar una plaza que no es cualquiera. En época de cierres, de pliegos que siguen siendo abusivos, de cánones asfixiantes, de huidas de todos cuando no hay subvención en vez de echar el resto, Barcelona sería, otra vez, el ejemplo para dar espectáculos taurinos, abriéndola sin abusos, sin canon y sin subvención, como lo hizo siempre.

El Año V después de Barcelona no debería acabar como empezó. Que empiecen a darse pasos, empezando por la sentencia que espera en un cajón y que no debería permanecer allí por más tiempo. Porque aunque se hable más de Bogotá o del Toro de la Vega (que su importancia tendrán, no lo dudo), todo empezó donde todos saben. Es hora de cerrar el círculo. Y vuelvo a repetir las veces que haga falta y por si a algunos se les olvida: Nada, y digo alto y claro NADA, tendrá sentido si los toros, la cultura, las raíces y la libertad de un pueblo no vuelven aquí. 

Un comentario en “En el Año V después de Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *