Abel Robles: “Todo pasa por Céret. No se puede escapar”

Estoy preparado. En Céret tiene que empezar una nueva etapa, de ahí dependen muchas cosas”. Es Abel Robles, el novillero catalán que tiene una gran oportunidad en la Catalunya Nord. La novillada de Vinhas ya espera en los corrales del coqueto coso francés. Es el día. El 17 de julio.

Robles se pondrá el vestido de luces por primera vez en la temporada. Esa falta de actuaciones (como tantos otros de su escalafón) la ha suplido intensificando entrenamientos. Tampoco ha faltado campo, aunque no tanto como hubiera querido: “Siempre parece poco. He tentado vacas en Martín Lorca, además de varios toros a puerta cerrada en la misma ganadería. Lo he aprovechado todo al máximo”. Allí estuvo otra vez el pasado miércoles. Siempre acompañado de su apoderado, Luis de Pauloba, ante esos animales ha podido comprobar el fruto de los entrenamientos, de todo el toreo de salón practicado, de tantas horas pensando fuera de la cara del toro.




Se encuentra contento. Se acerca la fecha que a cualquier torero le hace feliz: “Es lo que queremos los toreros. Además, Céret está al lado de Catalunya, pero es Francia. Allí los triunfos se respetan, sé que si salen las cosas bien me va a servir para abrirme paso. Y en España sonará mi nombre”. Sus sensaciones también son buenas: “Voy con la moral a tope, me encuentro bien físicamente, me he visto fuerte con lo que he toreado en el campo. A eso, hay que sumarle la cabeza, está fuerte también. Todo esto se tiene que ver el próximo domingo”.

El de Olot no estará, ni mucho menos, solo: “Sé que muchos aficionados catalanes van a estar en Céret. Para mí es un orgullo, y una responsabilidad, saber que estarán, saber que, por ejemplo, van autocares de UTYAC y de la Penya La Garrotxa de Olot, particulares… Sentir ese calor es bonito, sentir que siguen ahí a pesar de lo difícil de la situación taurina catalana. No sé como agradecer todo el ánimo y el cariño que me demuestran”.

En la cabeza de Abel Robles no hay lugar a otra situación distinta que “no sea la de triunfar. Lo necesito mucho, todo pasa ahora mismo por Céret. No se puede escapar”. Además es consciente de la particularidad de esa plaza y su afición: “El toro es el protagonista, hay que lidiar y lucir los tres tercios. Lo tengo claro también. Por mi parte, no va a quedar, no se puede quedar nada dentro”. Compartirá cartel con Guillermo Valencia y Sebastián Castillo. La novillada portuguesa de Mario y Herederos de Manuel Vinhasme gusta. He visto las fotos en los corrales y sí: va a embestir”.

El sábado abandonará su cuartel general instalado en Sevilla y pondrá rumbo al Territorio Toro francés. Cerquita de su Catalunya, a unos 90 kilómetros de su Olot natal, donde ha sido protagonista de la televisión local en sus informativos. Todo pasa por esa matinal ceretana de este domingo. El novillero es consciente: “Aparte de esta, solo tengo apalabrada la repetición en Andorra (Teruel), donde fui el triunfador el pasado año. De la del domingo saldrán más”.

Fotos: José Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *