Sin hueco para la sensatez ni la recompensa

Cómo hemos cambiado. Qué nos ha pasado. Qué lejos hemos quedado. No somos ni la sombra. Y lo que es peor, ¿hacia dónde vamos? 

Se desconoce si para bien o para mal. Si para mejor, para peor o hacia la desesperación.

La desesperación de aquellos que, en contadas  ocasiones, se visten de luces a lo largo de la temporada y les cuesta un mundo meter la cabeza en un cartel de feria de inicio de campaña y que deben resignarse ya, a estas alturas, a no tener cabida, por la vía oficial, por derecho, en el ferial isidril.

Primeros de marzo y a falta del inicio de Fallas ya se anuncia una cerrada feria de San Isidro sin dejar, ni tan siquiera, dos puestos vacantes para quienes se alcen como triunfadores de, al menos, la feria valenciana o la abrileña sevillana. Porque lo de que la corrida de la Beneficencia cuente con triunfadores de San Isidro, eso, eso ya quedó en el olvido. Ni los más viejos del lugar.

Así está el toreo… desde hace tiempo. Sin hueco para la improvisación. Ni para la recompensa. Ni, tan siquiera, para un mínimo de sensatez ni vergüenza.

Con los de siempre; los sota, caballo y rey de cada palo de la baraja, con más de 30 corridas firmadas nada más atiborrarse con las uvas la noche de las campanadas. Gobernando en los despachos. Ellos son los que, por méritos propios, mandan pero también los que dañan seriamente el sistema. Amén de elegir fechas, compañeros de terna y ganaderías tienen a los empresarios, a su merced, obligados a elaborar las ferias al antojo de los ases de la baraja. Sólo les queda el palco presidencial. El poder seleccionarlo para que todo sople a favor. Que llegará también. Tiempo al tiempo.

Mientras tanto, la afición volveremos a tragar. Y volveremos a poner la otra mejilla. Y claudicaremos. Y, lo que es peor, aplaudiremos. O mejor, para qué esperar… aplaudimos de antemano todo lo que nos sacuden por la jeta con una desvergonzada desmesurada desfachatez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *