La guía de la Barcelona taurina

Barcelona, que se distancia cada vez más de su pasado que la acredita como capital mundial de la tauromaquia, sigue manteniendo varios restaurantes, bares, bodegas y otros espacios taurinos.

En este artículo hemos pretendido juntarlos todos. Posiblemente faltarán algunos, por eso se agradecería que el lector informara en los comentarios de más locales para ampliar la guía taurina de Barcelona.

RESTAURANTE LOS TOREROS (Carrer de Xuclà, 3). A escasos metros de la Rambla se encuentra este remodelado restaurante. Hace pocos meses cambiaron la distribución interior del local, sin eliminar la decoración taurina. Al entrar por la puerta la cabeza de “Lucerito” encima de la cafetera capta tu atención. “Lucerito”, de Valentín Collante, fue estoqueado por Angelita Font el 29 de julio de 1896 en Córdoba. Si miramos a la derecha nos encontramos con una imponente cabeza de toro entre dos grandes fotografías de Joselito “El Gallo” y Juan Belmonte. A pesar de no tener una placa informativa que lo acredite, Germán Company, expresidente de la Peña Gallito y Belmonte, afirma que esta cabeza corresponde a “Revoltoso”, de la ganadería de Pablo Romero. El encargado de darle muerte fue el torero Vicente Barrera un 26 de julio de 1928. Este bar era la sede de la, ya inactiva, Peña Gallito y Belmonte. Además de las cabezas, en las paredes del restaurante cuelgan varias fotografías antiguas, entre las que destacan las de Rafael El Gallo, Paquirri y las firmadas por Bernadó, José María Clavel o Antonio Campuzano.

BAR CAÑETE (Carrer de la Unió, 17). La fama de este restaurante no es fruto del azar. Se trata de un restaurante increíble. En comida y servicio. Además, la puesta en escena de cocineros y camareros es espectacular. El comensal puede elegir entre comer en la barra (recomendable) o en las varias mesas distribuidas en los tres salones. La carta no es barata, para que nos vamos a engañar, pero cuando la calidad acompaña, pagar un poco de más no sienta mal. En ella se podrán encontrar una amplia oferta gastronómica, desde tapas novedosas a platos más tradicionales como el rabo de toro o mollejas. Hay un total de cuatro cabezas de toros en todo el local. La primera que se ve no tiene placa, por lo que no sabemos su historia. La siguiente que nos encontramos es la cabeza de “Barbero” (número 318 y 545 kg), de Alcurrucén estoqueado por Manuel Jesús “El Cid” en Sevilla. También de Alcurrucén es el siguiente burel. “Alcaparrito” (número 314 y 535 kg) fue lidiado por Daniel Luque en Sevilla el 25 de septiembre de 2010. Al final de todo del restaurante está la cabeza de “Descarado” (número 89 y 600 kg) de Osborne. Este toro fue estoqueado por Manuel Ruíz “Manili” el 21 de octubre de 2007 en Cantillana y le cortó las dos orejas. Además, en todo el restaurante está presente la tauromaquia a través de varios elementos decorativos. Los azulejos, carteles de José Tomás, un cartel antiguo de venta de carne de toro de lidia, percheros de pared con forma de encornadura y una cabeza de toro de hierro forjado para el papel higiénico en el baño otorgan a Cañete un toque diferenciador e interesante.

CASA LEOPOLDO (Carrer de Sant Rafael, 24). Es posiblemente el restaurante taurino por excelencia de Barcelona. En sus mesas han cenado una larga lista de toreros, escritores, bohemios e intelectuales. Posiblemente sea Manuel Vázquez Montalbán, también hijo del Raval, uno de sus clientes estrella por su importancia y asiduidad. Tras la marcha de Rosa Gil, antigua propietaria del restaurante que fundó su padre en 1396, Casa Leopoldo ha vuelto a abrir sus puertas gracias a Òscar Manresa y a Romain Fornell. A pesar de esto, no se ha visto gravemente afectada la decoración taurina del local ni la carta en la cual destacaban el rabo de toro, el bacalao à brás portugués, el “cap i pota” y el jamón Joselito. En el interior, todavía se mantienen las numerosas fotografías (varias de José Falcón), cuadros de diferentes artistas, carteles (uno firmado por José Tomás), azulejos y un enrome cartel antiguo de valor incalculable. A modo de recordatorio, mencionar que Rosa Gil se casó con José Falcón y a los ocho meses de la boda, un toro mató al diestro portugués en la Monumental de Barcelona. Ese fatídico accidente ocurrió el 11 de agosto del 1974.

BAR DEL TORO (Carrer de Sant Vicenç, 16). Sin salir del Raval podemos visitar este pequeño bar decorado con retratos a carboncillo de los jugadores del Barça de la temporada del sextete y con otros motivos del club catalán. Sin embargo, lo que resalta en el bar es la cabeza de un toro desconocido. Según el dueño del bar, esta cabeza de toro tiene unos 100 años aproximadamente y opina que por sus hechuras y antigüedad posiblemente fuese lidado en El Torín. Asegura que la cabeza de toro ya estaba cuando su abuela llevaba el bar, de eso hace ya muchas décadas. El toro disponía de una placa informativa que se perdió después de que la cabeza fuese cedida para una exposición taurina en la década de los 70. Entre los hombres que se pasan las tardes jugando al domino o con los que miran la televisión hay algún aficionado con el que mantener una agradable conversación taurina. Al igual que el toro, el bar no tiene nombre, o por lo menos no hay ningún letrero en la puerta que lo indique, por eso es conocido por algunos como el Bar Sin Nombre.

BODEGA MONTSE (Carrer Arc Sant Agustí, 5). También en el Raval podemos tomar algo en una bodega particular con cartelería taurina (algunos carteles son falsos, o lo parecen) y fotos de toreros, alguna foto de José Tomás. El ambiente no es el más acogedor del mundo aunque tiene su atractivo tomar una caña en un espacio distinto con gente de toda la vida del barrio.

BAR BORRELL (Avinguda Paral·lel, 84). Es uno de los bares típicos del Paral·lel que todavía resiste casi intacto al esplendor de esta popular avenida de la capital catalana. En la pared de la derecha está colgada la cabeza del “morlaco desconocido”. Sin placa informativa que lo acredite, la versiones que se escuchan sobre la historia del toro son múltiples y diversas. Puede que la versión de que se llamara “Cartujo” y fuera estoqueado por Marcial Lalanda sea la mejor documentada (un recorte de prensa en la pared así lo indica). Sin embargo, la camarera comenta que ha escuchado distintas historias. Una de ellas es la de que este toro se escapó de Las Arenas y fue bajando por el Paral·lel hasta entrar en el bar donde finalmente fue abatido. Personalmente dudo de esta versión ya que el morlaco desconocido tiene una oreja cortada, lo que hace sospechar que posiblemente fuese lidiado en una plaza. El misterio sobre la procedencia de este toro supongo que será difícil de resolver.

BAR CASA CANO (Carrer de l’Artesania, 114). Se trata de un bar típico español de correcta comida y servicio, con varias fotografías taurinas, una maqueta de la Monumental y la cabeza de “Aborrecido”, un toro de de Núñez del Cuvillo, vigilando a los comensales. “Aborrecido” (número 150 y 517 kg) nació en julio de 2002 y fue estoqueado por Serafín Marín en La Monumental el 23 de septiembre de 2007. Le acompañaron los maestros César Rincón, que se despedía, y José Tomás. Como recoge Paco March en la crónica del festejo en La Vanguardia, la corrida de Cuvillo “dejó mucho que desear, tanto por la pobre presentación de los tres primeros (“Aborrecido” fue lidiado en tercer lugar), la flojedad común de todos, que llevó a que la suerte de varas se convirtiera en un simulacro, y la falta de clase cuando no casta de los seis”. Serafín lo “toreó con relajo, intercalando un par de circulares invertidos con cambio de mano que levantaron al público“, pero solo obtendría una vuelta al ruedo tras aviso. Al sexto de la tarde le cortaría las dos orejas que le permitirían acompañar a Rincón a hombros por la puerta grande. Ese día el Dios de Galapagar se tuvo que ir andando tras su poco acierto con la espada. 

LA BARCA DEL SALAMANCA (Moll de Gregal, 17). Situado en una zona privilegiada del Port Olímpic de Barcelona es un casi evidente que gran parte de su clientela sean turistas. Pero a diferencia de muchos restaurantes turísticos, el trato en La Barca del Salamanca, propiedad de Silvestre Sánchez, aficionado a los toros, es excelente y la comida de alta calidad. En uno de sus múltiples salones están colgadas dos cabezas de toro. En la derecha nos observa “Escondido” (número 49), de García Jiménez, lidiado el 21 de septiembre de 1998. Esto es lo que pone en la placa informativa, sin embargo las hemerotecas no recogen que se lidiara un toro de García Jiménez ese día en Barcelona. Mariano de la Cruz, en la crónica del festejo del 21/9/98, indica que se torearon cuatro toros de Pereda, uno de Arroyo y uno de Sepúlveda para Ortega Cano, Fernando Cepeda y Finito de Córdoba. En la izquierda descansa  “Decano” (número 64, 555kg), de Victoriano del Río, nacido en octubre de 2002. Fue lidiado por Miguel Ángel Perera en La Monumental al que le cortó una oreja. Silvestre posee más restaurantes similares como el Salamanca, con fotos suyas junto a José Tomás, El Viti, Joselito, Perera, Eduardo Gallo o Capea, entre otros, La Fonda del Port o Portonovo.

LOS JUANELE (Carrer d’Aldana, 4). Muy cerca del Bar Borrell podemos disfrutar de uno de los tablados más auténticos de la ciudad. En la pequeña y discreta puerta un cartel indica que la entrada está reservada para socios, aunque realmente puede entrar quien lo desee. Al lado de ésta cuelga un cordel a modo de timbre para poder pasar. Una vez dentro, se ve cartelería taurina, fotografías de toreros (sorprende una foto de un Manolete muy sonriente), de cantaores y artistas diversos. Por el local han pasado artistas tan destacados como Camarón, Lola Flores y Sara Baras, entre muchos otros. Cada jueves por la noche imparten clases de sevillanas gratuitas en Los Juanele, establecimiento que lleva por nombre el apodo del fundador, padre de Samuel, el actual propietario. Buena manera para empezar la noche antes de ir de fiesta por el Paral·lel.

BAR BRETÓN (Carrer de La Marina, 198). Situado al lado de la puerta de cuadrillas de La Monumental es uno de los bares que más aficionados acogía en las horas previas de las corridas dominicales de la temporada barcelonesa. Con la prohibición (ya levantada) la actividad del bar decayó considerablemente. Actualmente el bar, que solo mantiene una foto de El Cid, es regentado por un matrimonio chino que no vivió las tardes de toros en Barcelona. Sin embargo, en el sótano del local se esconde la sede de la Peña Taurina El Pizarral, fundada en 1977 por Rafael Fernández. La pequeña sala, repleta de fotos antiguas toros, la presiden dos cabezas de toro. Una de las cabezas es la de Solitario, toro de Veragua lidiado en tercer lugar en la corrida del 16 de julio de 1916 en la Monumental de Barcelona. Fue lidiado por Florenitno Ballesteros, que le cortó una oreja. El sótano semiclandestino está cerrado al público y te tendrás que ganar la confianza de la pareja (sobre todo del hombre) para poder bajar. Alguna consumación en la barra del bar ayudará a convecerles.

LA GRAN PEÑA (Carrer de La Marina, 189). Es el otro bar cercano a La Monumental donde se juntaban los aficionados. A pesar de ello, excepto a algún cuadro con temática taurina no se distingue nada más relacionado con los toros.

BODEGA MONUMENTAL (Carrer de La Marina, 183). Subiendo por la misma calle que el bar anterior nos encontramos con esta bodega histórica. Ahora, han vuelto a abrirla tras unos años cerrada. A pesar de esto, solo conservan alguna fotografía taurina. Una de ellas una de la Monumental hace 100 años.

BODEGA MONUMENTAL (Carrer de Creu Coberta, 87). Este local es mucho más grande que el original de la calle Marina. En sus paredes cuelgan más fotografías taurinas e incluso el cartel de Barceló de la última tarde en La Monumetal en la que Juan Mora, José Tomás y Serafín Marín torearon una corrida de El Pilar.

PLAZA DE TOROS MONUMENTAL DE BARCELONA (Gran Via de les Corts Catalanes, 749). Fue inaugurada en 1914 con el nombre de El Sport. A los dos años, tras una ampliación y remodelación, fue inaugurada la Monumental que conocemos ahora. Para conocer la historia de la plaza recomiendo esta serie de artículos (100 años de la Monumental. Un siglo de pasión) que se leyeron en el IV Congreso de la Unión de Taurinos y Aficionados de Catalunya en el centenario de la Monumental. Lo que sí comentaré es el contenido del museo taurino. En él se pueden encontrar trajes de luces de toreros como Antonio Bienvenida, Palomo Linares o Diego Puerta, cabezas de toros de la década de los 60, cartelería taurina antigua, una colección de réplicas de trajes de luces de desde el inicio de la tauromaquia hasta nuestros tiempos, entre muchas otras cosas. Sin embargo, al cruzar la puerta se percibe rápidamente la dejadez por parte de propietarios y del personal encargado de abrir el museo. Sucio, lleno de polvo, con los cristales sucios y más de un cartel con faltas de ortografía. Decadencia total.

PLAZA DE TOROS LAS ARENAS (Carrer Pierre de Coubertin, 10). Esta plaza, de estilo neomudéjar, fue construída por el arquitecto Augusto Font Carreras y se inauguró el 29 de julio de 1900 debido a que El Torín, la plaza de toros de la Barceloneta, había quedado pequeño. Las Arenas tenía una capacidad para 14.893 personas y en ella se celebraban importantes corridas. Fue rápidamente superada en importancia por la Monumental de Barcelona. El 19 de junio de 1977 se celebró la última corrida de toros, con reses de María Antonia Laá y para José Manuel “Dominguín”, Armillita Chico y Tomás Campuzano. Tras varias décadas abandonada se inauguró en 2011 como un centro comercial después de una profunda remodelación.

FEDERACIÓ D’ENTITATS TAURINES DE CATALUNYA (Carrer de Rocafort 235-237, 5-1, Escalera derecha). En el barrio de l’Eixample se sitúa la sede de la Federació d’Entitats Taurines de Catalunya. Se trata de un piso con decoración taurina en el cual se realizan distintas conferencias a lo largo del año, presentaciones de ferias taurinas y donde se pueden seguir todas los festejos que retransmite el canal Toros de Movistar. Al cruzar la puerta nos recibe una gran fotografía de Joaquín Bernadó. El torero catalán comparte espacio con Chamaco, ídolo de la afición barcelonesa de los años 50 y con Don Balañá (el abuelo, el bueno, Pedro Balañá Espinós). En el salón de actos hay dos elementos que captan la atención. Un traje de luces rosa y oro, que algún aficionado dice que es de El Cordobés (no se tiene certeza de ello) y una cabeza de un toro. Pero este sí tiene nombre. El toro es Jocinero, del Duque de Veragua, lidiado el 29 de julio de 1900 en la inauguración de Las Arenas. Le correspondió en suerte al matador Luis Mazzantini.

CANSALADERIA-XARCUTERIA ISABEL (Mercat del Poblenou, parada 3-6). En esta charcutería podemos observar la cabeza de otro morlaco sin nombre. Los antiguos dueños comentan que había un recorte de prensa con la historia real del toro, pero que lamentablemente se perdió en la remodelación del mercado. También sostienen, aunque dubitativos, que el toro se llamaba Serranito o Canario y que mató a un torero en Mallorca.

BODEGA J. CALA (Carrer de Pere IV, 460). En la parte menos frecuentada de Poblenou se encuentra esta curiosa bodega. Sorprende por la gran cantidad de botas de vino, en las que se cuelga una importante colección de llaveros de todo tipo, regalados por clientes y amigos. Varias bufandas de equipos de fútbol tapan el poco espacio vacío en la pared izquierda del local. La de la derecha está reservada principalmente a la temática taurina, pero no solo a eso. Los carteles antiguos, las fotos de toreros y un par de banderillas junto a varias armas de blancas y de fuego colgadas en la pared otorgan una personalidad única a esta bodega. Los fines de semana antes de comer se suele llenar de clientes del barrio en su mayoría atraídos por las anchoas y el vermouth, las especialidades de la casa. El dueño calcula que los fines de semana sirve unas 200 anchoas en 3 horas. Ideal para ir a hacer el aperitivo los fines de semana.

LA CASA DELS BRAUS (Gran Vía de les Corts Catalanes, 798-814). Posiblemente éste sea el bloque de pisos más taurino del mundo. La frase anterior puede ser un tanto exagerada, lo que sí es seguro que es el más taurino de Cataluña, por lo menos de apariencia. Está  formada por un total de tres bloques de pisos que tienen como característica unos balcones decorados con fotografías taurinas en el techo. En el primer bloque hay un variado de secuencias taurinas, en el segundo se dedica al toreo de capa y en el último se cuenta una corrida de principio a fin a través de varias fotografías. Por otro lado, en el primer vestíbulo también hay imágenes taurinas que recubren las paredes. Este edificio de habitajes fue construido entre 1959 y 1962 por el arquitecto Antoni de Moragas i Gallissà con fotografías de Francesc Català Roca.

BABIA (Carrer dels Sagristans, 9). Al lado de la Vía Laietana disponemos de un local con un encanto especial. Está decorado con cuadros de todo tipo. Todas las obras de arte que se observan son realizadas por amigos de los dueños del bar, uno de ellos muy aficionado. Además de las interesantes obras, entre las que hay varias de taurinas, hay una foto de Morante de la Puebla en una esquina y una gran foto de José Tomás toreando en Barcelona. En este bar se puede tomar algo para cenar, pero lo recomendable es ir a tomar unas cervezas después de cenar en un ambiente agradable lleno de treintañeros.

 

LA LLIBERTÀRIA (Carrer de Tallers, 48). No se trata de una cervecería estrictamente taurina. Es más, de taurina tiene simplemente algunos carteles antiguos interesantes y curiosos. En uno de ellos se anuncia a Rossemberg López, el torero que ponía banderillas con la boca, y en otro, en la parte de arriba, está el cartel del debut de Vicente Hong, el torero chino. A pesar de esto, La Llibertària es conocida por sus numerosos cuadros, fotos y carteles reivindicativos a modo de homenaje y recordatorio a esa Barcelona orgullosa de la lucha obrera de los años 20 y 30.

CACHITOS (Rambla de Catalunya, 33). Es un restaurante que combina las tapas tradicionales con varios platos de mercado. Destaca también el sofisticado servicio de coctelería. Cachitos mezcla la cocina tradicional en un entorno cosmopolita, en el que tradición y vanguardismo se fusionan combinando materiales y elementos decorativos clásicos. Las pinturas de cuatro toreros entre los que se distinguen Manolete, José Tomás, ¿Cayetano? y un cuarto diestro centran la atención de los comensales.

CACHITOS (Avinguda Diagonal, 508). Del mismo estilo que el de la Rambla Catalunya también tiene cuatro grandes cuadros de los mismos toreros que antes. Además, tiene colgada una cabeza de toro de tela a modo de decoración.

 

Además de los bares, bodegas y restaurantes, más o menos taurinos, parece que hay una cierta tendencia en decorar los establecimientos con cabezas de toros de plástico o mimbre. Entre los restaurantes con cabezas más grandes tenemos a:

BUENOS AIRES GRILL RESTAURANT (València, 189). La cabeza de un toro de plástico de diseño comparte paredes con camisetas de fútbol firmadas. Entre ellas alguna de Messi, Iniesta y Mascherano.

 

ITAPA BOQUERIA (La Rambla, 98): Es un restaurante de tapas enfocado al turismo. La diferencia con el resto es que en una de las columnas cuelga la escultura de una cabeza de toro plateada.

ARTESPAÑOL, PAELLAS & TAPAS (Carrer de Provença, 271). Este es otro restaurante en una zona caliente de turismo en Barcelona, pues comparte manzana con La Pedrera. La decoración es Tipical Spanish y la cola llena de japoneses. Y olé.

LA TABERNETA (Calle Andrea Doria, 13). Es un restaurante de tapas situado en el barrio de la Barceloneta. El trato y la comida es correcta, sin más. Sorprende por la enorme cabeza de toro de diseño.

 

4 comentarios en “La guía de la Barcelona taurina

  1. No tenia conocimiento que hubieran tantos rincones taurinos en Barcelona,pues me alegro mucho que este articulo los haya sacado a relucir para que se vea que tuvimos una gran parte de tauromaquia aquí en Barcelona, lastima el museo taurino de la monumental ,yo lo avía visto ara unos 20 años y estaba perfectamente cuidado ahora ya no le interesa a Balaña .si DON PEDRO levantara la cabeza…….

  2. Muy entretenido el artículo y bien documentado. El estado del museo de la Plaza de toros de la Monumental es de juzgado de guardia. ¿Puede tratar con más dejadez y desprecio Balañá a los toros? ¿A lo que debe todo lo que tiene en la actualidad? Ojalá existiera el karma Pedrito Balañá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *