Catalanes sin silencio

Una vez más y las que sean necesarias. Esta guerra por las libertades perdidas deberíamos haberla ganado hace tiempo o, lo que es mejor, no haberla perdido nunca. No somos un grupo de catalanes, ni los del exilio, ni los de la resistencia, ni mucho menos los que sacan una pancarta en busca de un aplauso. Es más simple. Un espejo. Donde mirarse para no volverse a mirar.

Simplemente el reflejo de una situación tan real. Ahí se puede ver fielmente lo que es la estructura taurina. Tres años de prohibición, cuatro años con un recurso presentado y guardado en un cajón del Tribunal Constitucional, esperando su suerte. Una suerte que no llega y que parece no buscarse. Un revés sería parar las corrientes abolicionistas una sentencia a todas luces favorable, declarada la tauromaquia Patrimonio Cultural desde hace un año. Cerrada Barcelona, viendo como caen otras y otro buen puñado amenazadas. Plazas que se llenaban y ahora van por la mitad. La sociedad de espaldas. Alejados de casi todas las posturas políticas, sin explicar quienes somos. Y aquí no urge nada.

Aquellos para los que algunos éramos los del tufo a funesto y los del autobús, volvimos a exigir nuestro derecho a vivir nuestra pasión en nuestra casa. Parece que ese tufo ahora molesta, se silencia. Cortas las miras del que solo vea una lucha taurina catalana. Es la de todos, porque Barcelona puede parecerse mañana otra ciudad. Porque si hablamos de parecidos, el domingo, Madrid era Las Ventas y cualquier otro lugar. Un lugar donde unas gentes se identificaron con esa causa. Y aplaudió pancartas y senyeras sin mirar colores ni historias mal contadas. Esa es la realidad: el toreo fue capaz de juntar lo que ahora dicen que está en las antípodas. Lo nuestro es universal, es posible que sea de las pocas que aún quedan así. Sin nadie que nos diga cual es el camino. Esto es real. Y muchos, también desde dentro, siguen sin verlo.

Imposible acabar sin mencionar al que volvió a puntuar en Las Ventas. Serafín Marín, ese catalán de Montcada del que presumimos de abanderado, que en Madrid se aferró a su suerte para cortar una oreja a un toro de Adolfo Martín que le pudo hacer daño y con el que porfió y toreó templado al natural, para despenarlo de una gran estocada. Continúa con su catalanidad y su resistencia. La que tenía que ser de todos.

El que quiera saber el estado de España que se asome a una plaza de toros. Así lo sentenció Ortega y Gasset. En Madrid se volvió a demostrar. Aunque muchos no lo cuenten.

Foto: www.burladero.tv

4 comentarios en “Catalanes sin silencio

  1. Ens agradi o no la Festa està tocada de mort fa molt de temps. Cada vegada és més discutida la seva existència. I d’això només ens adonem els aficionats.

    Jo crec que el seu futur és negre perquè els sectors taurins no fan res per la Festa, almenys això sembla. L’espectacle que s’ofereix en la gran majoria de places es podria millorar moltíssim.Falta una gran campanya de promoció, treure la caspa que te el discurs taurí, etc.

    I també hi ha una altra cosa, més complicada de solucionar.És l’evolució de la societat. Cada cop és menys sostenible (fins i tot en llocs on la Festa te un pes social molt fort) un espectacle en el que un animal sagna i després mor, amb molta sort a la primera, perquè si no la imatge que s’ofereix amb els intents o el “descabello” si no l’encerta, és inacceptable per a cada vegada més gent. Difícil de solucionar, només ens queda demanar que respectin la nostra llibertat, que ningú obliga a veure una cursa de braus. Parla d’endolcir la part final de la lidia (i fins i tot arribar a una cursa de braus incruenta) em fa angoixa perquè això també és la fi de la Festa per la seva desnaturalització.

    Veurem què passa amb l’arriba de Podemos, que porta en el seu programa la prohibició.

  2. El sector taurino al no evolucionar es el principal culpable de una situaciòn que ya padecemos en Cataluña aqui agravado por unos politicos que la consideranrFIESTA ESPAÑOLA si y que segun mi opinion y si Dios no lo remedia se puede extender al resto de España en 10/12 años Valencia con gran actividad y Galicia pueden ser las proximas. Ademas del contexto politico actual; ya en el congreso que se celebro hace años en el Ateneo Barcelones el maestro Santiago Martin EL VITI trato de la involuciòn de nuestra Fiesta, recuerdo que hablo que con la instauraciòn que los petos; algunos aficionados creian era el final de los Toros ;que esta medida se tomo pues a muchos aficionados les era desagradable el espectàculo debido a que ya cambiava la sensibilidad de la sociedad . Siempre intente llevar a la Plaza a personas no aficionadas para que conocieran la fiesta a la mayoria de les encanto la fiesta pero una opinion negativa es la muerte si no acierta el matador; ¿Pregunto muerte a la primera o descabello electrico tipo matadero? Tambien la sangre en el lomo al picar. La aficiòn no tiene que estar alejada del cambio de sensibilidad que llevan los tiempos siempre es bueno recoger opiniones

  3. Tota la raó Paco. La situació de Catalunya no està tan lluny de la resta d’Espanya. No sé si el sector pensa que són intocables (com aquí algú es pensava) i que el que ha passat a Barcelona és puntual, anecdòtic i no els afecta. O potser és que els hi dóna igual i actuen sota el lema de: “Coge el dinero y corre que esto se acaba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *