El Carnaval más grotesco

Quedan pocas horas para el comienzo del carnaval más taurino de España. El Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo. Cuatro días donde el toro es el eje principal tanto por el día como por la noche. Pero el de este año es el carnaval más grotesco. En pleno año electoral y tras la organización de varios carnavales, el tripartito (IU+PSOE+C’s) no lo ha podido hacer peor. Desde los primeros rumores hasta sus últimas decisiones y eso que habrá que esperar si todavía no la lían más.

El carnaval de este año se empezó a gestar el martes del año pasado, último día de fiestas. Cuando por sorpresa apareció Morante de la Puebla y se quedó fascinado por el ambiente y la plaza de tablaos. Se podría decir que desde ese mismo día Morante pidió a su entorno torear en Ciudad Rodrigo, por ello las negociaciones empezaron y la petición del torero fue un encierro de Garcigrande. Una petición asequible ya que otros años han lidiado en el Carnaval del Toro. Pero según avanzaban las negociaciones el tripartito empezó con sus triquiñuelas, querían reformar los festejos mayores y usar al de La Puebla como escusa. Pero no tragó Morante, que subió sus exigencias a lidiar un encierro de Garcigrande y mantener el formato de los festejos mayores. El tripartito tenía a una figura casi cerrada, pero prefirió romper las negociaciones para organizar el Carnaval más grotesco, cambiando todo el formato de los festivales.

Si Ciudad Rodrigo es conocida es por el respeto a los maletillas y a los capas. Aquellos que empiezan y buscan la cara del toro. Este año ese respeto morirá el lunes del Carnaval, un festival y sin novillero. Lo peor es que el cartel lo integra un farinato que no ha sido capaz de mantener la tradición en su pueblo. Lamentable y vergonzoso lo del tripartito. Pero para completar lo grotesco de ese día, de nuevo los montadores de tablaos regalaran un novillo a un grupo de recortadores. Lo correcto sería donar ese novillo a un novillero, pero los montadores empezaron a regalarlo en busca de atraer gente ese día ya que el tripartito no les escuchaba. Pero todavía hay más, como la reparación de José Luis Ramos el martes. Un sin sentido ya que nadie lo ha llamado. Será muy bonito volverlo a ver en su pueblo pero es una manera de quitar el sitio a un torero que necesita sentir el toro y el público.

Desde el 2015 que se aprobó en el pleno lleva el tripartito luchando, o eso dicen, de conseguir que el Carnaval del Toro sea Fiesta de Interés Turístico Internacional. Otro carnaval perdido y esperemos que no sea otro año perdido y que en este 2019 lo consigan. Quizás sea por ese trabajo que no se han parado en el detalle del cartel anunciador de los festejos. Un cartel en el que no se indica el número de reses de los festivales del lunes y martes. Por lo tanto pueden salir dos, cuatro o seis. Yo me imagino que serán dos para cada matador de toros pero eso hasta el mismo día no lo sabrás. Pero lo que si sabes es que cuando entres o te acomodes en el tablao, te valdrá el mismo precio la novillada con picadores que los festivales o que ver a los triunfadores del Bolsín. Como ya de por si todo es muy grotesco, el tripartito sorprende con otra más. Ahora quiere que los novilleros sin picadores actúen el domingo vestido de luces, por lo tanto pasaría de ser un festival a una novillada. Donde te surgen mil y una dudas como la de si es mejor ganar y torear el festival o no ganar y torear una novillada.

Alguno dirá que son los mismo actuantes que otros años, pero las formas no son las mismas y eso si que es importante. Pero no olvidemos que el tripartito es todo sorpresa y ya corren por las calles rumores de que este año quieren volver a dar cenizos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *