El falso crimen de Boujan

Corría el mes de junio, los profesionales y sus serviciales tenían una nueva víctima. Un romántico que lleva años organizando una feria de novilladas en un pequeño pueblo de Francia, el crimen de Michel Bouisseren era organizar una feria con dos novilladas serias en los corrales. A nadie se le obligó ir a Boujan e incluso alguno de los anunciados no pisó la localidad pegada a Beziers. Pero aquello fue un falso crimen, fueron dos novilladas serias, pero sin ese peligro que habían vendido los profesionales.

Aquello que muchos llamaron un crimen, le ha servido a Francisco Montero de pasar de las capeas a vestir el chispeante. No tenía nada antes de aquel 29 de junio cuando recibió la llamada de Michel Bouisseren para entrar en una sustitución en la novillada de Antonio Silva. No solamente dio la cara, sino que triunfó siendo la sorpresa positiva de la feria. Aquel aldabonazo le ha servido para entrar en otras novilladas. Su siguiente compromiso fue en Las Ventas con una de Saltillo. Si hizo el paseíllo en La Monumental y con esa ganadería fue gracias al falso crimen de Boujan. Montero no cortó orejas, pero fue el triunfador al sorprender por su valor y recibir al sexto en la puerta de chiqueros con el capote de paseo. Con esas dos tardes consiguió ver su nombre anunciado en Peralta con la de Dolores Aguirre, cortando 3 orejas y ganándose la sustitución con la de El Pincha, a la que cortó dos orejas más y fue declarado triunfador de la feria. Después vino Miranda del Castañar, cinco orejas y un rabo a utreros Barcial y entró por sustitución en Villaseca de la Sagra, saliendo a hombros con Monteviejo al cortar una y una. El último triunfo fue en Los Navalmorales donde cortó cuatro orejas y un rabo. Montero mata y triunfa con todo, en su currículum tiene Antonio Silva, Saltillo, Dolores Aguirre y Barcial por poner ejemplos.

Pero no fue el único que aprovechó el falso crimen de Boujan, Alberto Pozo también entró por sustitución en aquella novillada. Un novillero más cuajado que no se amedentró con lo que salía de chiqueros. Se vería de nuevo con Montero en Las Ventas, pero la tarde de Boujan también le sirvió para entrar en Pedrajas de San Esteban con una de Raso de Portillo e indultando a su segundo.

Pero no olviden que para los profesionales y sus servidores el crimen eran aquellas dos novilladas de Boujan que han lanzado a Francisco Montero. Mientras para ellos no existen más crímenes. Para mí, y para muchos, un crimen es montar novilladas y no pagar los mínimos a los novilleros. Un crimen es guardar silencio al ver los carteles de las ferias de primera y no encontrar ninguna novillada. Un crimen es twittear día sí y día también que faltan novilladas, pero luego quedarse en casa cuando organizan una en tu ciudad o en el pueblo de al lado. Un crimen es ver a las figuras en pueblos como Arévalo o Guijuelo y pasearse por las provincias con auténticas corridas impresentables e inválidas. Un crimen es “cuidar” a los novilleros, anunciándolos solo con ciertas ganaderías. Un crimen es anunciar festivales sin novilleros tanto en los pueblos como en Bilbao. Un crimen es organizar una corrida de toros y prohibir la entrada a los menores de 18 años como ocurrió en Mallorca. Un crimen es pedir que apoyes a la Fundación del Toro de Lidia y las figuras no lo hagan. Un crimen es ir por el túnel.

Todos estos son crímenes que acabarán con la tauromaquia y no el falso crimen de Boujan.

Foto: Mélanie Huertas

Un comentario en “El falso crimen de Boujan

  1. Hacia tiempo que no leía tantas verdades juntas, si nos fijamos la prensa taurina es todo al revés de este artículo, claro todos ellos se creen que van con la ley en la mano, la ley de matar poco a poco, día a día una fiesta que está agonizando por culpa de los que van con la ley, estoy en contra de todo lo que dicen, mi objetivo en los últimos años es viajar desde Mallorca para ver novilladas la última Calasparra.
    Felicidades por ser valientes como Francisco Montero y Antonio Pozo, y ojalá hubiera más gente honrada para salvar la Fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *