Historia de la plaza de toros de las Arenas II

La nueva plaza, lucia radiante la tarde de su inauguración, el viernes 29 de junio de 1900. Un tendido de sol se podía adquirir en taquilla por el precio de 2, 15 pesetas y lucir palmito, sombrero y abano en una barrera de sombra, que ascendía a 7,6 pesetas. Con un llenazo hasta la bandera y con un cartel compuesto por los diestros: Luis Mazzantini, Antonio de Dios “Conejito” y Antonio Montes, además de los rejoneadores Mariano Ledesma e Isidro Grané, se habrían por vez primera los cerrojos de sus puertas.  Los ocho toros correspondían a la divisa de Veragua y el primer toro que saltó al ruedo llevaba por nombre“Jocinero”.

A poca distancia del emblemático coso de  la plaza España se sitúa la avenida del paralelo, en el cual  durante una buena parte del siglo XX fue el centro neurálgico del espectáculo del ocio en la ciudad. En el año de la inauguración de la plaza de las Arenas se inauguraba el teatro Delicias, que posteriormente pasó a llamarse Talia y más tarde Martínez Soria, ( que en 1988 cerró sus puertas, devastado por un incendio),  o en 1901 el Teatro Nuevo.
El paralelo iba creciendo en diversidad de espectáculos y años después vendrían otros coliseos como: El Onorfri, que luego pasó a llamarse Condal, el Apolo, el Cómico, el Arnau (que en 1911 vio el debut de Raquel Meller), o El Molino, que anteriormente era conocido como Pajarera Catalana,  luego por Petit Moulin Rouge (1910) y que desde la época de la dictadura lleva el nombre actual.
En 1924 se inauguraba el Teatro- Circo Olimpia que disponía  de un enorme espacio para albergar a 5000 espectadores y que cerró sus puertas en 1947. En su avenida también existieron otros lugares emblemáticos como: el famoso Bar Chicago,  un lugar de tertulias políticas, futbolísticas y taurinas o el Salón Amaya posteriormente reconvertido en centro de salsa.
Las imágenes de la época no dejan duda de la importancia que tuvo la plaza de las Arenas, ¡igual o más! que todos aquellos espacios que tanto han significado en la Barcelona del pasado y la historia no puede negar ni ocultar que Las Arenas fue como un santuario durante varias décadas en Barcelona, la multitud acudía con pasión a los toros y colapsaba los accesos colindantes a la plaza España con numerosos carruajes de caballos. Una plaza España que por aquel entonces, todavía le quedaban muchos años para alcanzar la fisonomía actual.
cartel del dia de la inaguración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *