La enésima manifestación taurina catalana sin Balañá

La entrega del I Trofeo Luis María Gibert al Fomento de la Tauromaquia acabó en la gran fiesta taurina catalana. La Federación de Entidades Taurinas de Catalunya (FETC), presidida por Paco March, juntó a casi 300 personas en el Port Olímpic de Barcelona en una jornada intensa y emotiva.

Edicions Bellaterra fue la premiada con este primer premio que lleva el nombre del impulsor Gibert. Fue entregado por Elvira Checa a Raúl Felices, que recogió el galardón (una obra de Joan Colomer Camarasa) en nombre de José Luis Ponce, el director de la editora y de la colección taurina Muletazos. Ponce obsequió con una de las obras de esta colección a cada asistente. Con esta entrega, y con las palabras de la propia Elvira tras el agradecimiento del premio, se ponía punto y final a la celebración para seguir de la FETC.

Raúl Felices, Joan Colomer y Evira Checa
Raúl Felices, Joan Colomer y Evira Checa

Antes, durante más de cuatro horas, aficionados, toreros, ganaderos, empresarios… se dieron un baño de alegría, de esperanza y de optimismo. Allí estaban los matadores Lucio Sandín, Antonio Borrero “Chamaco”, Juan Diego, Marc Serrano, Sebastián Ritter, Alberto Aguilar, Diego Urdiales y Serafín Marín junto a los ganaderos Álvaro Martínez Conradi, Adolfo Martín, Victorino Martín, Andrés Moreno y Carlos Núñez. No faltaron banderilleros como Fernando Casanova, Rafael González, Omar Guerra y Enrique Guillén ni novilleros como Abel Robles, Jorge Isiegas y Maxime Solera. Bernard Marsella, César Pérez y Michel Buisseren pusieron nombres a los empresarios taurinos. Y, también, una amplia representación de toreros catalanes en la reserva como Manuel Pineda, José Gutiérrez, Antonio Chocano, Antonio Guillén, Raúl Felices, Raúl Cuadrado, Alfonso Casado y Ángel Lería. Además, distintos medios de comunicación locales y venidos desde fuera, rostros conocidos como David Casas o Miguel Ángel Moncholi, Salvador Boix,  Víctor Gómez Pin… (ver Galería de imágenes de una Celebración para Seguir)

Junto a ellos, esa masa de afición pagana, como todo el que hizo acto de presencia este 20N, dieron aire de evento reivindicativo y esperanzador. La mayoría agrupados en las distintas entidades que conforman el asociacionismo en Catalunya: UTYAC, Círculo Taurino de Tarragona, Escuela Taurina de Catalunya, Unión Extremeña de Sant Boi, Peña Taurina de L’Hospitalet, Peña el Toro de Lloret de Mar, Peña Taurina de Manlleu, Peña Taurina de La Garrotxa, Club de Actividades Prácticas Taurinas, Peña Taurina de Viladecans, Peña José Tomás, Peña Taurina Ángel Lería de Zarza Capilla y Club Taurino de Figueres.

Sin duda, un acto ejemplar en el que estuvo quien pudo y quien quiso. Otros se quedaran sin sitio por el no hay billetes colgado desde hacía más de una semana. Aitana March abrió con sentida palabra, siguió el presidente de la FETC, Paco March, con un encendido discurso al que siguió Paco Píriz, como vicepresidente de la Federación, que agradeció y nombró a todas las caras conocidas. Sonaron los discursos de los ganaderos Martín, Chamaco, Urdiales, Serafín y la Fundación del Toro de Lidia. Crecía la emotividad que llegaba al punto álgido con la entrega del trofeo ya comentada.

Color y calor. Especialmente dolorosa la ausencia de la familia Balañá y del último gestor de la Monumental, la casa Matilla. Ante su silencio, al que se suman algunos medios de comunicación que se dicen ser taurinos, el ejemplo quedo patente. La afición está. Y espera.

Viva y coleando. Así está la afición taurina en Catalunya. Esto es tan solo un un breve resumen de lo mucho vivido en un importante jornada en la que se volvió a dar un enésimo paso al frente mientras esperamos. Ahora ya no la sentencia; tan solo un estamos aquí con vosotros. Cuanto antes, mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *