El doctor Sierra y Carlos Cazalis, protagonistas del fin de semana

El viernes día 18 de noviembre se celebró en la Casa de Madrid en Barcelona el tercer acto de su feria de otoño, que constó de una conferencia y de una presentación de un libro sobre José Tomás. Un día después, el doctor Sierra repitió en la Unión Extremeña de Sant Boi.

El viernes pasado se presentó por sorpresa en la Casa de Madrid en Barcelona el libro fotográfico Sangre de Reyes, del reconocido fotógrafo mexicano Carlos Cazalis, World Press Photo 2009. El libro, publicado por la editorial catalana RM, cuenta con más de 200 páginas y 77 fotografías con las que el autor trata sin tapujos la vida y la muerte. Este proyecto nació hace nueve años cuando Cazalis empezó a seguir a José Tomás, por el cual sentía una absoluta admiración. El mexicano a pesar de no considerarse aficionado es nieto de Alfonso Ramírez “El Calesero“, matador de toros de la década de los 60. Las 77 fotografías seleccionadas, tomadas en Barcelona, Nimes o México entre otros, han sido elegidas entre un archivo muy extenso no por su importancia taurina sino para tratar de mantener una cierta armonía y no romper el recorrido propuesto por el autor a lo largo de las páginas.

La primera parte del acto tuvo como protagonista el doctor Enrique Sierra, cirujano jefe de la Monumental. El doctor, tras la presentación de Fernando del Arco y del presidente Florencio García, aprovechó la ocasión para trarar uno de los temas que, según él, más interés despiertan en el aficionado: las cornadas. Explicó las diferencias entre las cornadas limpias y las complejas, a pesar de considerar que ninguna de ellas es limpia, pues “la herida siempre es sucia, con los bordes quemados y por consiguiente, la infección hay que combatirla desde el primer momento”. También mostró su disconformidad con el uso del término “puntazo“, ya que por muy pequeño que sea el orificio o el destrozo interno siempre se tiene que considerar como una cornada.

Por otro lado, advirtió de las graves consecuencias que puede traer un mal torniquete. Éstos, muchas veces mal colocados, impiden que la sangre suba (si la cornada es en una pierna) y acaban provocando una fuerte hemorragia y lesiones en las venas.

Por último, el doctor hizo un repaso de las cornadas más fuertes que atendió en la Monumental, siendo la sufrida por el recortador Ismael Cárdenas en 2010 la de pronóstico más grave.

Un día después, sábado 19, de nuevo el doctor Sierra impartió otra conferencia, de características bastante similares, en la Unión Extremeña de Sant Boi de Llobregat. Dicho acto sirvió para homenajear al periodista y escritor Juan Soto Viñolo, inventor del término de la cuarta cuadrilla.

Sierra, bajo el título Tauromaquia, Cirumaquia y la Cuarta Cuadrilla, hizo un repaso de las distintas figuras del toreo que marcaron una época, desde Pedro Romero hasta nuestros días. Los distintos y célebres cirujanos también tuvieron su mención, haciendo especial distinción a los que ocuparon la enfermería de las plazas de Barcelona, como fueron la familia Olivé o el doctor Olsina, que precedió en el cargo al propio Sierra.

El acto, presentado por José María Alarcón, contó con la presencia del alumno de la Escuela Taurina de Catalunya Manuel de Reyes y fue presidido por el presidente de la sección José Sevillano y con la presencia del regidor José Ángel Carcelén, concluyó con la entrega de trofeos para el doctor Sierra y De Reyes.

img_20161122_124104
Manuel de Reyes recogiendo el trofeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *