Maxime Solera saluda la única ovación en La México

Reaparecía ayer Maxime Solera tras su grave lesión de muñeca que le obligó a perderse algunas novilladas en España y lo hacía nada más y nada menos que en la Monumental de México.

El diestro galo abrió cartel en la novillada de Fernando Lomelín, que dio escaso juego y dificultó a los novilleros cualquier posibilidad de triunfo, que además fallaron repetidamente con los aceros. Solera se presentó con Valiente, parado de salida y que derribó al caballo en el primero de los tres encuentros con él. En la muleta no mejoró su calidad y pronto su vio su corto recorrido y lo mirón que era. La faena de Solera fue larga, por ambas manos, y tuvo buenos momentos aunque el lucimiento con un animal así era prácticamente nulo. Por si fuera poco, la ventolera no cesó en ningún momento y volvió a marrar con la espada, dos pinchazos y delantera. Saludos al tercio.

Las primeras embestidas del cuarto de la tarde parecían que contribuirían a mejorar lo visto en el primero, pero pronto se apagó. Maxime estuvo templado a la verónica y firme en las primeras tandas, las más emocionantes. Glison era manso y soso y al diestro le faltó mayor rotundidad para conectar con el tendido. Su labor fue silenciada.

Sus dos compañeros, José María Mendoza y Ramón Jiménez, acusaron su poco bagaje y a pesar de la voluntad mostrada se dejaron marchar vivos un novillo cada uno, en una tarde en la que sonaron un total de 10 avisos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *