Mientras esperamos

Mientras esperamos que la casa Balañá, Matilla o cualquier otro empresario rompan el silencio entorno a la reapertura de la Monumental de Barcelona, la Catalunya taurina sigue más activa que nunca. Conferencias, libros, actividades y exposiciones configuran el apretado calendario taurino catalán que vincula históricamente la fiesta de los toros con nuestro territorio. Hasta el próximo 23 de diciembre se puede contemplar en Manlleu la fantástica exposición taurina “ Un segle de toros en imatges”, Organizada por la activa Penya Taurina Manlleuenca, la muestra acoge una selección de las mejores fotografías históricas que reflejan los momentos más trascendentales de la fiesta taurina en las poblaciones de Vic y Manlleu a lo largo del siglo XX. De Manlleu a Barcelona, de Olot a Amposta, de Céret a Tarragona, la tauromaquia ha estado siempre integrada en la cultura popular catalana. No se puede concebir, de hecho, la historia de Catalunya sin la presencia de los toros.

Según ha mostrado Joan Amades, desde fines del siglo XIV ha habido juegos con toros en Catalunya. Amades ha dejado constancia en su famoso “Costumari Català” de esta antiquísima tradición : «Antigament, a Reus, al matí, havien deixat anar un bou que voltava pels carrers i que la fadrinalla empaitava i atiava a crits. La correguda del bou havia donat lloc a molt aldarull i renou i les autoritats es veieren obligades a reprimir el costum, puix que arribava a fer enutjòs el trànsit per la ciutat. La bestiola anava tota enflocada i enfaramallada, i el fet d’arrencar-li alguna de les cintes o flocs constituïa una valentia i una proesa. El costum va donar origen a la comparança “enflocat com lo bou de Corpus”. Sembla que aquest costum no havia estat privatiu de Reus, sinó que s’havia practicat també per altres poblacions”.

La ferviente actividad de la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, de la UTYAC, de la Casa de Madrid en Barcelona, de la Penya Taurina Manlleuenca y otros tantos aficionados, tendría que ser un aliciente para que Balañá se sobrepusiera a los presupuestos simplistas y demagógicos de los antitaurinos y anunciara la reinauguración de la Monumental barcelonesa con un cartel de campanillas.

Los aficionados estamos ahí. Mientras esperamos, mantenemos viva esa llama de la Fiesta que nadie podrá apagar. La exposición de Manlleu refleja esa actitud. Un siglo de toros en imágenes. Un siglo de pasión y entrega hacia la figura del toro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *