Olot quiere toros


Ya pueden vender, clamar y predicar. Hacernos creer sus delirios, querer implantar esa ideología que no es más que la suya. O conmigo o contra mí. Tan cerca de lo del 36 al 75. El nombre que eso recibe está claro.

Podrán idiotizar al que ellos quieran, querer hacerlos de los suyos o meter en el apartheid catalán al que ose tratar tan solo de no ser como ellos. Ahí está esa CUP, esa ERC y ese Olot en Comú negando su historia, su presente y su futuro, volviendo a negar a los que, además de no ser como ellos, creen minoría. Buenos y malos catalanes. Por eso quieren llevar a referéndum la prohibición del correbou en la capital de La Garrotxa. Votar y votar. Separación y reparto de afines o no al movimiento nacional catalán antitaurino.

Olot celebró su correbou el viernes pasado. Y esa minoría que ellos creen, llenó a rebosar la vieja plaza de 1859, que ya acogía fiestas con toros antes de la llegada de los modernos con olor a naftalina. Una gente que disfruta con sus centenarias fiestas del toro bravo, con el ancestral juego del hombre y el animal. Solo hay que ver la fotografía de más arriba: Olot, 5 de septiembre de 2015. Más personas allí dentro que las firmas que han recogido a través de internet para acabar con ellos.

Otra cosa es, y muy cierta además, que mucha de esa gente sea contraria a la corrida de toros. Puede que todavía no hayan visto que son el próximo objetivo, que ya no quedan ni sindicalistas, ni católicos, ni judíos ni nadie para protestar y ahora van a por ellos. Allá cada uno.

Nadie nunca pudo tapar el sol con un dedo. Ni con dos ni con tres. Más de 3.000 personas dijeron que quieren ser libres y decidir sin que nadie les diga lo que tienen que hacer. Ahora que vuelvan a hacer lo que quieran con su Catalunya. La mía es más grande que eso. Ya lo era antes de que ellos llegaran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *