Recordando a…Antonio Bienvenida

El pasado 7 de octubre se cumplieron treinta y ocho años de la muerte del torero Antonio Bienvenida cuando desarrollaba una faena campera en la finca de doña Amelia Pérez Tabernero, situada en El Escorial, justo un año y un día, desde  que se enfundara su último traje de luces en la madrileña plaza de Vistalegre, la ya desaparecida “Chata” donde hizo por última vez el paseíllo luciendo un capote de paseo negro, en memoria de su padre, que había cumplido el décimo aniversario de su fallecimiento. Junto a Bienvenida alternaron Curro Romero y Rafael de Paula ¡Por cierto! ¡Qué grandiosa faena realizó el gitano a un toro de Bohorquez! Antonio Bienvenida había nacido circunstancialmente en Caracas (Venezuela), posteriormente ya en España fue bautizado en Sevilla y vivió la mayor parte de su vida en Madrid, donde disfrutó de todos los honores y reconocimientos que puede tener un torero. Tras su adiós quedaban a sus espaldas 775 corridas y 54 novilladas; 113 novillos y 1.628 toros estoqueados.

En Barcelona llegó a torear a lo largo de su carrera 3 novilladas y 51 corridas de toros. Se presentó como novillero en Las Arenas el 11 de febrero de 1940, en la primera función de la temporada, completando la terna Gil Tovar (que el año anterior había renunciado a  la alternativa) y Paquito Casado,  obteniendo una oreja al novillo de su presentación, que como los demás pertenecía a la divisa de Villamarta. Resulta curioso, que a pesar del buen número de actuaciones  que sumó en Barcelona a lo largo de su trayectoria, tan solo cortó tres orejas; la ya citada anteriormente, en su debut novilleril en Las Arenas,  otra que obtuvo del toro Berrincho de la divisa de Benítez Cubero el 30 de junio de 1957 alternando junto a Joaquín Bernadó y Chamaco y por último la de Presumido del hierro Isabel Rosa González el 2 de octubre de 1960, en el festejo que servía de despedía de la afición de Barcelona, del torero catalán Mario Cabré. Su paso por Barcelona también estuvo marcado por dos gravísimas cornadas. La primera y la más grave de su carrera fue la sufrida en la Monumental el 26 de julio de 1942. Fue un festejo de doce toros e hicieron el paseíllo Manuel Jiménez “Chicuelo”, Nicanor Villalta, Pepe Bienvenida, Manolete, Pepe Luis Vázquez y Antoñito Bienvenida. Eran ya las nueve de la noche cuando Antonio Bienvenida cogió muleta y estoque para matar el duodécimo toro, de Trespalacios. Un astado jabonero claro, de nombre Buenacara, un buen mozo galgueño y astifino, bronco y con sentido que gazapeaba. Salió el diestro con la muleta recogida en los tercios del diez. Sin  darle casi tiempo para citarlo, el toro que tenía marcada tendencia de vencerse hacia los adentros, se le arrancó descompuesto. Desistió el torero de su propósito y su hermano Pepe, que estaba en la barrera le dijo -¡No lo hagas que se vence mucho! A lo que contestó -¡Ya lo sé!, pero su amor propio y los deseos de triunfar en Barcelona le hicieron atropellar la razón, y saliendo esta vez del nueve dio una carrerita citando de nuevo para el pase  cambiado, aguantó mucho Antonio pero el toro fiel a su tendencia se acostó del lado de las tablas, prendió de lleno con el pitón derecho por el vientre a Antonio Bienvenida y pasándoselo al otro pitón  le infirió una cornada gravísima que le partió las entrañas y de la que las proverbiales manos del eminente cirujano Olivé Gumá consiguieron salvarle la vida. ¡Volveré a vestir el mismo traje morado y oro, reapareceré en Barcelona, daré el pase cambiado y se lo brindaré al doctor Olivé Gumá! Y a si fue, el 12 de octubre cumpliendo con su palabra reaparecía en Barcelona y volvía a ejecutar el pase cambiado en los mismos medios de la plaza, no sin antes brindar a su ángel de la guarda el doctor Olivé Gumá.

Otro percance de mucha consideración, fue el sufrido en la plaza la plaza de las Arenas el 18 de julio de 1961, cuando el toro Palmero de Matías Bernardos le infirió una grave cornada al entrar a matar. Herido estoqueó al toro y pasó a la enfermería, donde lo intervino el doctor Olivé Millet.

En el año 1966, concretamente el 18 de septiembre y junto a Miguel Mateo “Miguelín” y Manuel Cano “El Pireo”, con reses de Antonio Pérez Tabernero, tuvo una primera despedida.

Después de la corrida el crítico taurino Antonio Santaines fue a visitarlo al hotel Ritz y  de esta manera expresaba su cariño por la afición de Barcelona: Es una plaza en donde se dan muchas corridas, más que en ninguna de España y además porque en Barcelona vino mi padre y mis hermanos. Todos nosotros tenemos un gran cariño a esta plaza y aunque yo no tuve mucha suerte, el público siempre me ha mostrado su simpatía”.

Merece recordar que su padre Manuel Mejías Rapela conocido popularmente como “El Papa Negro” formó parte del cartel inaugural de la plaza del Sport en 1914 y su hermano Juan Bienvenida se doctoró en la plaza de las Arenas en 1955.  Reapareció fugazmente el 18 de mayo de 1971 en Madrid y volvió de nuevo a Barcelona para hacer su  último paseíllo en la Monumental el 12 de Agosto de 1971, con reses de Pérez Tabernero y compartiendo cartel junto a Luis Miguel Dominguín y José Luis Galloso.

A las cuatro menos cinco de la tarde del 7 de octubre de 1975 fallecía Antonio Bienvenida a causa de las graves lesiones medulares que le produjo la vaca Conocida tres días antes, en aquel accidentado tentadero.  Desde aquí nuestro recuerdo y nuestro homenaje a tan grandioso torero.

Un comentario en “Recordando a…Antonio Bienvenida

  1. Extensa y bonita biografia del recordado maestro Antonio Bienvenida, en su paso por Barcelona. Para mí fué un gran Maestro del Toreo. Felicidades amigo Raúl, por este recuerdo. Como pasa el tiempo?…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *