Vergüenza de las autoridades en el congreso Taurino

Hay que verlo para creerlo, en el III congreso Taurino celebrado en el centro cultural La Bóbila de Hospitalet de LLobregat han saltado todas las alarmas en relación a la seguridad de unos ciudadanos, los taurinos que simplemente querían hablar de toros, delante de un proyector y en tertulia con diversos invitados.

Después de que hace ya cuatro años no se puedan ver toros en directo cohartando la libertad a los aficionados taurinos a ver corridas en la preciosa plaza monumental en directo, parece ser que ahora tampoco se puedan hacer tertulias. VERGÜENZA, siento vergüenza.  Y es que todo empezó el viernes cuando en la apertura del congreso unos antis (a los que no quiero calificar, lo hacen ellos mismos con sus actos y sus insultos) se colaron dentro del centro cultural intentando cohartar la libertad de una entrevista, es fuerte pero es así. Al dia siguiente, el sábado, estuvieron con su discurso a no más de 10 metros del centro cultural, pero lo peor aún estaba por llegar, eso ha sido hoy domingo, el último dia del congreso, cuando se han puesto a 2 metros del acceso a la entrada del centro cultural con cuatro policias, cuatro, que prácticamente les dejaban hacer su cometido, increpar a toda persona que accedía al centro o salía después de acabado el acto. Y me pregunto yo, ¿si el congreso hubiera sido de otra cosa? digamos a la que hubieran ido aficionados “más nerviosos” ¿hubieran ido cuatro policias?. Está claro que estos personajes que gritaban se han saltado todas las normas ante la impunidad de la policia y de los políticos, que por cierto han hecho acto de presencia en La Bóbila, supongo que como mínimo también les habrán insultado a ellos tanto a la entrada como a la salida del acto.  Impotencia, impotencia y más impotencia….  pero LA LIBERTAD está por encima de todo, contra los sentimientos no se puede luchar, nos vemos en el IV congreso Taurino de Cataluña para hablar de toros y esperamos que cuando rectifiquen los políticos la gran atrocidad  de cohartar la libertad también podamos volver a ir a nuestra querida plaza de toros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *