Alternativas en Barcelona V. Juan Silveti e Ignacio Sánchez Mejías

En esta quinta entrega repasamos las alternativas de dos espadas de gran renombre como fueron Juan Silveti el famoso “Tigre de Guanajuato” fundador de una de las dinastías toreras mexicanas más largas de la historia con cuatro generaciones interrumpidas; padre de Juan Silveti Reinoso, abuelo de David y Alejandro Silveti Barry y bisabuelo de Diego Silveti del Bosque.
Y qué decir de Ignacio Sánchez Mejías que traspasó todas las fronteras más allá del toreo e inspiró a tantos intelectuales como el célebre poeta García Lorca con su famosa elegía dedicada al genial torero tras su mortal cornada sufrida en la plaza manchega de Manzanares aquel fatídico 13 de agosto de 1934, víctima del toro Granadino.

En la localidad mexicana de Guanajuato nació un 8 de marzo de 1893 Juan Silvetí Mañón que tras debutar en público en la plaza “El Toreo” de México en el año 1914 realiza posteriormente su primer viaje a España en el invierno de 1916 y ese mismo año, el 18 de junio se doctora en la plaza de Las Arenas de manos de su paisano Luis Freg que le cedió a un toro que llevaba por nombre Naranjito y pertenecía a la divisa de Pérez de la Concha.

En 1891 nace en Sevilla Ignacio Sánchez Mejías que muy unido a su amigo de la infancia y posteriormente cuñado José Gómez Joselito (Contrajo matrimonio con la hermana de Joselito en 1915) inicia su andadura formando parte en la cuadrilla del genial torero de Gelves. Y fue el mismísimo Joselito en presencia de Juan Belmonte quien le cedió al toro Buñolero de la ganadería de Vicente Martínez el 3 de marzo de 1919 en la Monumental de Barcelona.
Al toro del doctorado lo lidió con una gran técnica y solvencia y le recetó una fulminante estocada que le posibilitó pasear una merecida oreja, la primera como matador de alternativa y en su segundo que banderilleó superiormente junto a su cuñado Joselito le administró una faena lucida, donde sobresalieron los naturales y los adornos variados y después de una buena estocada fue paseado a hombros hasta el hotel donde se hospedaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *