Antonio Cuadra, vuelta al ruedo en Béziers

El viento y las complicaciones de los novillos de Robert Margé fueron el denominador común de la novillada matinal celebrada en Béziers en la que el Antonio Cuadra dio una vuelta al ruedo.

El novillero catalán, con la actitud, la entrega y el compromiso que merecía la ocasión, se fue a portagayola para recibir al difícil novillo de Margé. Respondió a su compañero de cartel con un excelente quite por tafalleras, que le valió el premio al mejor quite de la matinal, antes de coger la muleta. Muy firme, inició la faena en los medios con dos ajustados cambiados por la espalda. Debido a la dificultad añadida que suponía el fuerte viento, basó la faena sobre la derecha consiguiendo buenos y meritorios muletazos. Sorprendentemente, los mejores momentos de su actuación, y posiblemente de la matinal, llegaron con la mano izquierda. Cuadra, fue capaz de templar el novillo al que le recetó limpios naturales.  Fue entonces, con la muleta sin montar y cuando mejor estaba toreando, cuando llegó la segunda voltereta (había sufrido otra en un quite por gaoneras al primer novillo). El de Terrassa, que no se arrugó en ningún momento, finalizó la faena con arriesgadas bernadinas y un desplante de rodillas. Pinchó en alguna ocasión antes de enterrar el estoque y perdió una oreja ganada a ley. La entregada labor del catalán fue premiada con una vuelta al ruedo.

Abrió cartel Ignacio Ruiz, de la Escuela de El Juli, que fue declarado el triunfador de la matinal. El madrileño tiró de oficio y técnica y demostró lo toreado que está. Epilogó la faena con ajustadas manoletinas y paseó una oreja tras una gran estocada hasta la bola.

En tercer lugar toreó el novillero local Carlos Olsina. El francés destacó con el capote a pesar del viento. La dificultad del novillo añadida a la del aire y a su corto bagaje, le impidieron realizar una faena con mayor acople. Toreó con desparpajo al tercero de la matinal y dio la vuelta al ruedo.

Cerró plaza Thomas Úbeda, del Centro Francés de Tauromaquia, y se las tuvo que ver con el eral más difícil de la novillada. Revolucionó al tendido con los palos y finalizó el tercio con un par de banderillas cortas. El de Robert Margé fue imposible por el pitón izquierdo y Úbeda trató de entenderlo con la derecha. Consiguió algún muletazo suelto con gusto que, unido a una certera estocada, le valió la oreja.

Béziers, viernes 14 de agosto de 2015

Entrada: Un cuarto de plaza

Toros de Robert Margé: justos de presencia y complicados.

Ignacio Ruiz: oreja.
Antonio Cuadra: vuelta al ruedo tras aviso.
Carlos Olsina: vuelta al ruedo con leves protestas.
Thomas Ubeda: oreja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *