José Tomás elevó el alto nivel del Congreso de la UTYAC

Un año más la Unión de Taurinos y Aficionados de Catalunya (UTYAC) ha vuelto a estar a la altura, si no se ha superado en esta edición. Y lo imprevisto, al menos, igualó a lo que sí estaba previsto.

El IV Congreso Taurino de Catalunya 2016 estará marcado por la presencia del último gran ídolo de Barcelona. José Tomás apareció por sorpresa en el Centro Aragonés (lugar en el que se celebraba el congreso) para entregar el II Premio Sant Jordi de Tauromaquia que concedieron los Jóvenes de UTYAC a l‘Agrupació de Penyes i Comissions Taurines de les Terres de l’Ebre (recogió el trofeo su vicepresidente, Santi Albiol). Con una sala invadida por la emoción y la felicidad y tras una eterna ovación, José Tomás dedicó unas palabras de apoyo y agradecimiento a la afición catalana: “Esto no es un ruedo, aquí no hay un toro, eso no son los tendidos de esa grandiosa plaza, pero la llama del toreo sigue viva en Barcelona. La llama del toreo sigue viva en Catalunya“. Ese mismo acto empezó con un homenaje por parte de Paco Píriz y Gerard Mas a la Monumental y continuó con un coloquio con Jesús Fernández y Abel Robles, que pudieron volver a sentir el calor de su gente en Barcelona, así como explicar su actual situación, ambos viviendo fuera de sus localidades natales.




Píriz y Mas recorrieron los 100 años de historia del coso de la calle de la Marina, alejándose de un repaso estadístico y centrándose en la pasión con la que ha vivido la tauromaquia sus tendidos. El trío formado por Manolete (“suponía el encuentro con el hombre que representaba ese juego de vida y muerte, tan presente hasta hacía bien poco en la vida del ciudadano“), Chamaco (“era el momento de ser como ese torero, de quitarse el miedo como lo hacía aquel hombre, de conocer en profundidad al ser humano que había detrás de aquel traje de luces“) y José Tomás (“el último torero de Barcelona. Ambos se eligieron en una declaración sincera. El uno para la otra. José Tomás pudo coger tanta vida como nos dio“), sirvió para pasar a otros tantos toreros que Barcelona acogió y los hizo suyos. “Una obsesión fetichista que ha ido pasando de generación en generación, llegando hasta la última de la que hoy formamos parte“, tanto con toreros catalanes, como otras figuras u otros que entraron en el corazón de la afición aunque solamente fuera por una tarde memorable.

Por la tarde de ese sábado otra fortísima ovación, como lo han sido siempre en Barcelona, daba la bienvenida a otro maestro. Francisco Ruiz Miguel volvía, ya como abuelo (su primer nieto había nacido unas horas antes del acto), a aquella ciudad que le vio tomar la alternativa en 1969 en ese “Sueño cumplido en Barcelona“. Junto a la periodista catalana Aleyda Baz protagonizó un interesante y ameno coloquio que tocó varios temas de su trayectoria como por ejemplo su relación con Miura o Victorino. Una auténtica figura del toreo que cuenta en su palmarés con el impresionante dato de 11 salidas a hombros de las Ventas madrileña.

El IV Congreso empezó el viernes con otro ilustre personaje de la tauromaquia. Eduardo Miura, junto al periodista David Casas, hablaron durante más de una hora de la “Denominación Miura“. El ganadero habló sobre la historia de la ganadería, las claves de su selección y del duro y crítico momento por el que pasa la tauromaquia. Con anterioridad, los actos fueron abiertos por el presidente de la entidad, Paco Píriz, previa presentación de la vicepresidenta de UTYAC, Verónica Moreno, lo que daba el pistoletazo de salida a uno de los actos más esperados por la afición catalana, a la vez del más importante que se celebra en la actualidad aquí.

Tres actos en los que los aficionados volvieron a disfrutar hablando de toros en el fin de semana en el que la Monumental cumplía sus primeros cien años. Casas, Miura, Píriz, Mas, Fernández, Robles, Baz y Ruiz Miguel compartieron con cientos de aficionados (que abarrotaron el salón en cada acto) la pasión por la tauromaquia, que lejos de desfallecer, muestra una resistencia y militancia ejemplar.

Si ya de por sí podría haber sido suficiente, el último torero fetiche de la Monumental, decidió acercarse y estar presente en el IV Congreso de la UTYAC. José Tomás volvió a sentir, precisamente, el sentir de una gente que ni olvida ni se rinde. A veces, la magia se convierte en realidad. Y los grandes, como no puede ser de otra manera, estuvieron donde debían.

 

 

 

2 comentarios en “José Tomás elevó el alto nivel del Congreso de la UTYAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *