Gallito y su paso por Barcelona

El pasado sábado 16 de mayo se cumplió el noventa y cinco aniversario de la muerte en Talavera de la Reina (Toledo) del grandioso torero sevillano José Gómez Ortega “Gallito”, máximo estandarte, junto a Juan Belmonte, de la tan nombrada Edad de Oro del toreo. En esta ocasión vamos a recordar algunas de sus actuaciones en Barcelona, tributándole desde este aquí nuestro particular homenaje a un auténtico genio de la tauromaquia, que tantas tardes perfumó de torería la Ciudad Condal.

Su primer paseíllo tuvo lugar en la plaza de El Sport, el 16 de abril de 1914 (tan solo cuatro días después de ser inaugurada), compartiendo cartel junto a su hermano Rafael, ante reses de la Felipe Salas. Ese mismo año, concretamente el 5 de julio, vuelve de nuevo a hacer el paseíllo en el ruedo catalán, esta vez junto a Juan Cecilio “Punteret” y Juan Belmonte. Su inclusión produjo una inusitada expectación, pues dos días antes había triunfado clamorosamente en Madrid al despachar como único espada siete toros de la divisa de Vicente Martínez. Al estoquear “Gallito” en Barcelona a su primer toro de nombre “Coletero”, al que había banderilleado superiormente, recibió una grave cornada en el triangulo de scarpa y rotura de clavícula, por lo que no pudo continuar la lidia.

Una fecha para la historia de la tauromaquia catalana fue la del 27 de febrero de 1916, pues la plaza de toros El Sport, ampliada y remodelada, se reinauguraba esa tarde con el nombre de la Monumental. Fue José el encargado de lidiar al toro que abrió plaza, de nombre “Listero” de la ganadería de Benjumea, un manso pregonao al que el diestro sevillano lidió con solvencia y gran técnica. Junto al coloso de Gelves hicieron el paseíllo Francisco Posada y Juan Sanz “Saleri II”. Unos meses después, el 7 de junio, volvía nuevamente a actuar en la flamante plaza lidiando reses de Saltillo, junto al mexicano Rodolfo Gaona y al aragonés Florentino Ballesteros.

El domingo 11 de marzo de 1917 estaba anunciado para inaugurar la temporada en Barcelona junto a Juan Belmonte y Diego Mazquiaran “Fortuna” con reses de Santa Coloma, pero habiendo toreado el anterior día 9 en Málaga y a consecuencia de los temporales que azotaron durante esos días al país y los medios de trasporte de entonces, no pudo llegar a tiempo, siendo sustituido por Paco Peribañez.

Dos nuevas comparecencias tuvo “Joselito” en Barcelona, el domingo 18 y lunes 19 de marzo siguente, acompañado en el cartel las dos tardes por su hermano Rafael y Juan Belmonte con reses de Saltillo. Con los nombrados no pudo lucirse en la primera función y escucharon una sonora bronca al inicio del paseíllo la tarde siguiente, en la cual “Joselito” se lució con la capa, banderilleó superiormente y lidió a sus dos toros con su magisterio habitual, obteniendo las dos orejas de su segundo, al que estoqueó de un gran volapié que hizo rodar al toro sin puntilla.

El domingo 25 de marzo, junto a su hermano Rafael Gómez “El Gallo”, Juan Belmonte y Diego Mazquiarán “Fortuna”, actuó una vez más en Barcelona y el jueves 19 de abril lidió reses de Contreras junto a su hermano Rafael y Florentino Ballesteros. Otra vez juntos, volvieron a hacer el paseíllo el sábado siguiente día 21, un día antes de sufrir Ballesteros la mortal cogida en Madrid por el toro “Jocinero” del hierro de Benjumea, donde tambien actuó “Joselito”.

Una efeméride fue la tarde del 3 de junio de 1917 cuando “Joselito” se encerró en la Monumental para estoquear en solitario un encierro de la divisa del Marqués de Albaserrada que, a pesar de su irregular juego, sirvió para que el coloso de Gelves desplegara la mayor dimensión de su tauromaquia. No fue su gesta la última actuación de ese año en Barcelona, ya que su nombre volvió a ser anunciado en el cartel del lunes 24 de septiembre, Festividad de la Mercè, con toros de Gamero Cívico y junto a Juan Belmonte y Rodolfo Gaona, que resultó herido.

Natural de Joselito "El Gallo" la tarde que actuó como únicoespada en Barcelona. 3 de junio de 1917.
Natural de Joselito “El Gallo” la tarde que actuó como únicoespada en Barcelona. 3 de junio de 1917.

La humanidad que desprendía “Joselito”, se vio reflejada en una causa solidaria a la cual le puso todo su empeño en su organización. Fue el festival benéfico en homenaje al diestro fallecido Florentino Ballesteros y que tuvo lugar en la Monumental el 19 de marzo de 1918 y en el que intervino junto a otros espadas de gran nivel. Ese mismo año, el 15 de septiembre, junto a su hermano Rafael, que anunciaba una de sus primeras despedidas, y el sevillano José Garate “Limeño”, volvía de nuevo a actuar ante la afición barcelonesa.

En la temporada de 1919, “Gallito” protagonizaba otra efeméride al concederle, el 16 de marzo, la alternativa a su cuñado Ignacio Sánchez Mejías, en presencia de Juan Belmonte. Tan solo tres días después la afición de Barcelona abarrotaba la Monumental para presenciar la rivalidad de “Joselito” y Belmonte, que lidiaron un encierro de la divisa de Benjumea, siendo paseados a hombros, después de protagonizar un grandioso espectáculo.

Su última actuación en Barcelona se produjo el 6 de mayo de 1920, en un festejo en el que actuó junto a Sánchez Mejías, unos días antes de que el toro Bailaor de la viuda de Ortega le arrebatara la vida en Talavera y tiñera de luto la fiesta. ¡Silencio por un torero!

Para él nuestro humilde tributo y nuestro particular recuerdo y homenaje.

 

                                                

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *