Ojeda paró el tiempo

Así titulaba el periódico La Vanguardia, en su edición del lunes 4 de julio de 1983 firmada por el crítico Mariano Cruz, la histórica faena de Paco Ojeda realizada un día antes en la Monumental. Sucedió en el quinto toro de la tarde, que como toda la corrida pertenecía a la divisa salmantina de Juan Mari Pérez Tabernero.

Ojeda plasmó en el ruedo un recital de toreo lleno de empaque y de una gran calidad estética que produjo una gran conmoción en los tendidos de la Monumental.

La quietud que caracterizaba al torero gaditano y su personalísimo concepto de interpretar el toreo, estuvo rematada con una contundente estocada. Dos orejas, petición de rabo y dos clamorosas vueltas al ruedo… ¡El delirio!

El resto de la corrida: Fue una tarde entretenida donde Antonio Chenel “Antoñete” dejó aroma de su torería en su primero, especialmente en las medias verónicas. Cerraba la terna José Cubero “Yiyo” que sobresalió en un bello quite por chicuelinas en su  primero, en el que se le pidió un trofeo que la presidencia no concedió.  La gente salió de la plaza con el autentico faenón de Ojeda en la retina, que como bien titulaba la crónica, había parado el tiempo.

Un comentario en “Ojeda paró el tiempo

  1. Que cartelazo!!!! y aun alguno dice que hoy se torea mejor que nunca. Se puede dar hoy un cartel con tanto atractivo para el aficionado?? La respuesta: Mire Ud. la fotografia, la colocación(si un poco exagerada, pero más vale pecar por eso que por defecto), el juego de cintura, el pecho, la verticalidad y en definitiva la naturalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *