100 años de la cátedra más perfecta

Hoy se cumplen 100 años de la alternativa de Joselito el Gallo en Sevilla, de manos de su hermano Rafael y en presencia de Antonio Pazos.  Caballero fue el toro de Moreno Santamaría que marcó el inicio de la cátedra más perfecta que se ha escrito en la tauromaquia, hasta el inesperado final de tan insigne legado, dejó perplejo y aturdido todos los rincones del estamento taurino y social de la época.

No se conoce a lo largo de la historia, torero más completo y largo que Gallito, el hijo del señor Fernando y la señá Gabriela, atesoró todas las lecciones taurómacas escritas y marcó los nuevos fundamentos por donde debía seguir la tauromaquia moderna, junto con lo que aportó el Pasmo de Triana, el notable Juan Belmonte. El poderío y la regularidad de Joselito fue impetuoso, nadie pudo seguir tanta vocación, afición y pasión por la fiesta. Esto no le dejó mucho tiempo para otros menesteres, y aun así, siendo lo que fue, desde dentro de la misma fiesta, el clasismo vulgar de un famoso ganadero, no le permitió unir su amor con la hija de éste, por la que sentía una extraordinaria adoración correspondida.

El célebre poeta Rafael de León escribió:

Suspira bajo su manto

la Virgen de la Esperanza,

y arría en señal de duelo

banderas la Maestranza.

Y Sevilla, enloquecida

repetía a voz en grito:

“¡Pa´que quiero mi alegría

si se ha muerto Joselito!”.

Artículo escrito por José Luis Cantos Torres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *