222 días de toros en Catalunya y cerca de 400 festejos: los números de la temporada 2018

El Parlament de Catalunya aprobó ayer, 26 de septiembre, la prohibición de los correbous. Las fiestas taurinas en Catalunya volvieron a estar en el punto de mira, sobre todo tras los acontecimientos de Vidreres de principios de mes. Las asociaciones animalistas y el periodismo oportunista hicieron el resto hasta que En Comú Podem lo llevó a pleno.  

Mucho -o muy poco, depende de cómo se mire- se ha debatido estos días sobre los correbous y casi siempre con mucha ligereza o mala intención. Pero realmente, ¿cuál es el verdadero impacto de los correbous en Catalunya? Los números suelen ser un buen aliado para comprender la magnitud del problema y por eso hemos solicitado a la Generalitat de Catalunya los datos totales de festejos taurinos en nuestra comunidad durante todo el 2018. El año pasado en Catalunya hubo 222 días de toros en los que se organizaron cerca de 400 festejos taurinos, distribuidos por modalidad de la siguiente manera: bous a la plaça (117), bous embolats (99), bous al carrer (54), bous capllaçats (43) y otros (11). Estos 384 festejos reflejan el número  de permisos solicitados a la Administración, no el número de reses.

Han convertido el tema de los correbous en un debate nacional cuando solo se realizaron espectáculos taurinos en 34 de los 947 municipios catalanes. Además, el 85% de los festejos se concentraron en tan solo 3 de las 41 comarcas, siendo éstas El Montsià (39%), Baix Ebre (38%) y Terra Alta (9%). Las 3 comarcas mencionadas con poco más de 89.000 habitantes representan solamente el 1,17% de la población total de Catalunya. No significa que todos los habitantes de esas comarcas son aficionados ni que no haya taurinos en el resto de Catalunya, pero sí muestra que esta no debería ser una prioridad en los momentos que corren (ni nunca). También ayuda a entender el gran arraigo que hay en las Terres de l’Ebre que el 55% de sus municipios celebran algún espectáculo taurino a lo largo de la temporada. Lideran el ranking Alcanar (17), Camarles (14), Ulldecona (14), Sant Carles de la Ràpita (12), Alfara de Carles (11) y l’Aldea (11).

Lejos de las Terres de l’Ebre ya solo se celebran correbous en Cardona, Vidreres y Santpedor. Recientemente han caído Torroella de Montgrí (2016), Olot (2016), Roses (2016), Badalona (2014) i Vilanova i la Geltrú (2013). Con anterioridad a esta votación que afecta a la totalidad de los municipios, se anunciaron dos referéndums en Vidreres y Santpedor para decidir sobre la continuidad de los festejos. Parecía claro que el hecho de no estar en el epicentro de los toros en Catalunya, dificultaba la conservación de la tradición taurina. Una tradición tan catalana como las corridas de toros, aunque en el caso de los correbous un poco más protegida hasta ahora y bien vista por los políticos nacionalistas, que han dado libertad de voto en esta ocasión. Puede que tenga algo que ver que los independentistas posean el 64% de las alcaldías de estos municipios.

Una vez comentado los datos, parece evidente que a pesar del gran número de festejos taurinos que se realizan a lo largo de la temporada, este espectáculo ha quedado recluido en una pequeña zona geográfica de Catalunya. Una tradición residual disfrutada por una parte muy reducida la población. ¿El hecho que interese a un escaso número de catalanes es motivo de prohibición? Para nada. Francia una vez más nos muestra el camino hacia la libertad, la tolerancia, el respeto a la diversidad y la protección a las minorías. En el país vecino, hay reducido número de villas taurinas que celebran corridas de toros, también concentradas en una zona específica, el sur del país. Los festejos están defendidos jurídicamente en estas localidades, pues se entiende defender este hecho identitario es una cuestión de democracia y libertad. Aquí en Catalunya lo teníamos fácil, no teníamos que inventar nada, nos bastaba con copiar el ejemplo francés y blindar los correbous. Parece que los políticos desde la comodidad de sus butacas en Barcelona han decidido cómo tienen que celebrar sus fiestas los pueblos del Ebro, Cardona, Vidreres y Santpedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *