25 años de la alternativa de un torero catalán: Ángel Lería

El 12 de agosto de 1990, la Monumental de Barcelona era testigo de un nuevo matador de toros catalán. Ángel Lería se doctoraba en tauromaquia en la plaza de toros de su ciudad, la misma que ya le había visto debutar con picadores.

Nació el 12 de febrero de 1967 en Barcelona. Ya a principios de los 80 su nombre se hizo popular entre la afición catalana, pues junto a César Pérez y Juan España formó la cuadrilla de niños toreros catalanes, actuando en más de treinta becerradas en las plazas que entonces se instalaban en distintos municipios de la provincia de Barcelona. Su primer becerro lo estoqueó, vestido de corto, en Vinaroz, el 11 de junio de 1981, en cartel compuesto por Manolo Cascales y Curro Mora ante ganado de El Raboso. Un 8 de abril de 1984, con 17 años de edad, se presentó en Barcelona para el debut con los del castoreño, acompañado de Lucio Sandín y Álvaro Amores, para dar cuenta de una novillada de Garzón y cosechando un balance de vuelta y oreja. Su carrera estuvo íntimamente ligada a plazas catalanas, en especial a la de Barcelona, aunque también gozó de buen cartel en Francia. Como curiosidad, cabe destacar la novillada del 15 de mayo de 1988 en la Monumental catalana, en un cartel íntegramente catalán: novillos de Rogelio Martí para el propio Lería, David Valenzuela y Manolo Porcel. La temporada de 1989 fue en la que más ocasiones vistió el traje de luces, con 15 actuaciones.

Un cartel 100% catalán.
Un cartel 100% catalán.

Su debut en Las Ventas llegó el 15 de agosto de 1989, acompañado por el también catalán César Pérez y Rafael Sandoval, ante novillos de Cayetano Rivera y Gabriel Hernández. Tras siete años en el escalafón menor llegó a la alternativa, de la que hoy se cumplen 25 años. Víctor Mendes fue el padrino de la ceremonia, mientras que Joselito actuó como testigo. Las reses anunciadas eran de Riogrande y un remiendo que hizo sexto de María Lourdes Martín. El toro de la alternativa se llamaba Emperador y dio un peso en la báscula de 535 kilos. El resultado artístico fue de vuelta al ruedo y aplausos. Vistió de rosa palo y oro con los remates en negro.

Momento en el que Víctor Mendes, en presencia de Joselito, cede los trastos a Ángel Lería.
Momento en el que Víctor Mendes, en presencia de Joselito, cede los trastos a Ángel Lería.

No llegó a confirmar en Madrid. Habitual en las corridas del mes de agosto y septiembre de la ciudad condal con hierros difíciles y ante las escasas oportunidades que en su propia plaza recibía, decidió poner un digno punto y final a su carrera en los ruedos un 6 de agosto de 1995. Aquella tarde sustituyó a César Pérez en una corrida salmantina de El Sierro, junto a Cristo González y El Tato. Su balance fue de saludos y vuelta al ruedo.

Lería siempre contó con el respeto de la afición que lo vio crecer como torero. El mismo respeto que siempre mostró a una profesión que ocupó más de 15 años de su vida. Una vez alejado de su auténtica vocación, el torero quedó siempre vinculado a la fiesta, siendo uno de los rostros habituales en la Monumental y de la defensa de la tauromaquia catalana, así como formando parte de la junta directiva de la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya.

Un comentario en “25 años de la alternativa de un torero catalán: Ángel Lería

  1. Gracias Paco por tu artículo, y a todos los colaboradores de la web por la gran labor de difusión de la tauromaquía en Cataluña, que de forma altruística, realizáis. Animo y seguir así, os necesitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *