Aquellos maravillosos años

Hace cincuenta años, las plazas gerundenses de Girona, Figueres, Sant Feliu de Guíxols y Lloret de Mar protagonizaron una intensa actividad taurina durante el verano de 1967.

Se llegaron a celebrar 56 espectáculos taurinos que se repartieron entre 28 corridas de toros, 6 novilladas con picadores, 21 novilladas sin picar y una corrida de rejones.

La cosmopolita plaza de Sant Feliu de Guíxols programó un total de quince funciones (diez corridas de toros, cuatro novilladas con caballos y un festejo del bello arte de Marialva). La plaza de Girona confeccionó 6 corridas de toros y seis novilladas, dos de las cuales fueron con varilargueros. La vetusta plaza figuerense organizó un total de 18 festejos, 9 corridas de toros y 9 novilladas de promoción. Por su parte, la coquetona plaza «José Luís Andrés» de Lloret de Mar organizó su temporada en base a 3 festejos mayores y 8 novilladas sin los del castoreño.

En la «España Brava» guixolense se celebraron durante todo el mes de junio y el primer domingo de julio novilladas con picadores en las que destacaron sobremanera los coletas Rafael Plaza, que exhibió mucho sitio y sobrado oficio en los dos festejos en que intervino y Teodoro Librero “El Bormujano”. Entre los matadores destacaron los diestros Dámaso Gómez, Oscar Cruz, Manuel Martín, Manuel Benítez «El Cordobés», Juan Antonio Romero, «Palmeño» y el catalán Joaquín Bernadó. En la tarde del 30 de julio resultó cogido de gravedad el diestro Óscar Cruz. El toro de Hidalgo y Martín lo cogió aparatosamente y le corneó en la región interna del muslo izquierdo con arranque de la vena y arteria femoral.

En el festejo de rejones celebrado el 16 de julio hubo una gran profusión de trofeos para la terna de caballeros que integraron el cartel. Los encastados novillos-toros de Soledad Escribano de Bohórquez posibilitaron una gran tarde en la que Ángel Peralta cortó cuatro orejas y dos rabos, Josechu Pérez de Mendoza cortó cuatro orejas y un rabo y Fermín Bohórquez desorejó a los dos toros de su lote.

Uno de los aspectos más destacables del ciclo de corridas de toros que se celebraron en la plaza de toros de Girona fueron las grandes entradas que registró el coso de la Devesa. Estas importantes entradas llevan el marco optimista de un gran número de aficionados nativos, que mostraban una gran fidelidad a la programación taurina gerundense organizada, por aquél entonces, por la casa Balañá.

El único matador de toros que toreó dos tardes en Girona fue José Martínez “Limeño”. Se presentó el 30 de julio en el coso capitalino y cortó las dos orejas de “Azulejo”, un huidizo astado de Clairac, al que pasó meritoriamente de muleta con la derecha. Repitió actuación el domingo 13 de agosto y cortó un apéndice del quinto toro, el mejor de la temporada y que lucía el hierro y cintas de Socorro Sánchez Dalp. El torero catalán Joaquín Bernadó agigantó su arte en la tarde del 30 de julio. Sin cortar orejas por culpa del pincho dibujó dos importantísimas actuaciones con un luminoso despliegue de técnica y toreo estilista. El matador Andrés Vázquez triunfó en el albero gerundense el 23 de julio. Desorejó a “Terciopelo”, un buen toro salmantino de Rodríguez Pacheco, algo playero y que rompió la garrocha del piquero en su primera entrada. Tres apéndices auriculares cortó Efrain Girón en su actuación el 6 de julio. Cortó las dos orejas de su primero “Rosquillero” al que hilvanó un muleteo sobre ambas manos que aderezó con pases de hinojos y desplantes para la turistada y atronó con una magnífica estocada. El alicantino Vicente Fernández “El Caracol” tuvo un buen debut en la plaza de Girona, el domingo 13 de agosto. Instrumentó cuatro enduendadas verónicas a su primero y cortó un trofeo del cárdeno ensillado de Molero Hermanos que cerró plaza. Juan García Mondeño cortó una oreja de su segundo toro en su presentación gerundense. Jaime Ostos cortó un trofeo en la primera corrida de toros de la temporada y otro el malagueño Paco Ceballos en la tarde del 20 de agosto. Pasaron de puntillas los matadores Pepe Osuna, sin suerte en su lote; y Victoriano Valencia, cuyo debut no deparó casi nada destacable.

Entre los novilleros destacaron Rafael Plaza y Manolo Cortés. Ambos coletas gustaron mucho en la novillada con picadores celebrada el 9 de julio. Ante un encierro con cuajo y cumplidor en varas de Víctor y Marín, Rafael Plaza desorejó a su segundo “Tirabeco” y Cortés obtuvo un trofeo del veleto “Vigilante” y segundo de su lote.

En cuanto a los rejoneadores, Álvaro Domecq y Ángel Peralta actuaron en dos festejos. Domecq destacó principalmente el domingo 23 de julio desorejando a su primer oponente y firmó, sin cortar trofeos, dos actuaciones serias y sin estridencias en el festejo del 6 de agosto. Ángel Peralta cortó una oreja al segundo de su lote en cada una de sus dos salidas a la palestra gerundense. El debut de Gregorio Moreno Pidal no pudo resultar más exitoso ya que cortó los máximos trofeos de su primer novillo después de una labor valiente y exponiendo mucho. Rafael Peralta protagonizó dos buenas actuaciones ante dos toros castaños lavados de Clairac en la primera corrida de toros de la temporada. Cortó un apéndice a su primer enemigo “Lisonjero” y destacó en la colocación de un grandioso par a dos manos en el segundo suyo.

Sin duda alguna, el matador de toros venezolano Efraín Girón fue el gran triunfador del curso taurino celebrado en la costera plaza de Lloret de Mar. Girón cortó cuatro orejas y un rabo a sendos toros de Prieto de la Cal en la función del 25 de julio. Tres trofeos cortó Aurelio Saa “El Colombiano” en la corrida de Moreno de la Cova del 20 de agosto y dos orejas, una en cada toro, se llevó el maestro catalán Joaquín Bernadó en su intervención en la corrida del 25 de julio. El rejoneador Josechu Pérez de Mendoza pasó con éxito por el coso lloretense y cortó un total de cuatro orejas y un rabo, el 20 de agosto, a dos novillos-toros de Félix Moreno de la Cova. El caballero José Ignacio Sánchez cortó dos trofeos en la tarde del 6 de agosto y Fermín Bohórquez, una oreja en cada toro el 25 de julio. Entre los novilleros, la gran revelación de la temporada fue Francisco Ruiz Miguel que toreó dos tardes y destacó por su toreo de corte temerario.

Finalmente, en la plaza de Figueres, actuaron los siguientes toreros: Matadores de toros Alfonso Vázquez II, 3 actuaciones; Manuel Álvarez «El Bala», 3 actuaciones; Gregorio Tebar «El Inclusero, 2 actuaciones; Manuel Cascales, 2 actuaciones; «El Paquiro», 2 actuaciones. Y «Luguillano», Barajitas», «El Cordobés», Joaquín Bernadó, «El Barquillero», «Orteguita» y Luis Alviz con una corrida. En el capítulo del toreo a caballo: Rafael Peralta, 3 actuaciones; José Ignacio Sánchez, 3 actuaciones y Manuel Vidrié, 2 actuaciones.

En las novilladas hicieron el paseíllo los siguientes novilleros Antonio Poveda, 6 actuaciones; Francisco Ruiz Miguel, 3 actuaciones; César Morales, 3 actuaciones; Gabriel Calache, 2 actuaciones. Fernando Cuesta, Manuel Casilias, José Luis Sedaño, Manuel Alonso «Herrerita», José Tarjuelo, Juan Caparrós, Antonio Méndiz «Antonete de Aragón», Rafael Torres, Ramón Ciraña, Manuel Carnero «Quintana», Antonio «Cucharilo», Jesús Sánchez, Lorenzo Rojo «Gitanillo de Bronce»; todos con una sola novillada sin caballos.

FOTO: Narcís Sans Prats. Ajuntament de Girona. CRDI

2 comentarios en “Aquellos maravillosos años

  1. Que emvidia pensar que hemos pasado de todos estos espectaculos,a ninguno muy trriste para los aficionados catalanes que a pesar de todo aun quedan tenemos que vivir del recuerdo y de la esperanza que algun dia, año o tiempo pudieramos ver algo de toros que lo dudo un saludo.

    1. ke recuerdos de aquella epoca kiza este en la foto de la cabecera ya ke toree dos tares en el
      66 y una en el 67 mis recuerdos de aquela epoa jamas los ovidare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *