Arturo Gilio, puerta grande; Maxime Solera la pierde con los aceros

Maxime Solera volvía a Lerdo (México) tras la buena imagen mostrada en la novillada del primer día del año donde cortó una oreja a su único novillo.

Ayer el francés cortó una oreja a Cominito, novillo de El Siete que abrió plaza. Solera lo recibió a portagayola y puso banderillas al son de La Marsellesa. En la muleta se encontró a un novillo con poca fuerza al que trató de torear a media altura. Mató de una estocada sin muleta en el segundo intento.

Su segundo, de nombre Alabastro, falto de casta y fuerza, lo recibió por verónicas hasta los medios y también le puso banderillas. Empezó la faena de rodillas en el tercio y consiguió a final de faena conectar con el público gracias a un arrimón en las dos últimas tandas. El mal uso del descabello silenció una labor que hubiera tenido premio.

El triunfador del festejo fue Arturo Gilio al desorejar a Veidimiador. En su segundo oponente no pudo sumar más trofeos tras matar de una estocada en el tercer intento. El mexicano abandonó el coso a hombros en la novillada de su debut con picadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *