Fallece en Barcelona Jiménez Márquez, torero adoptivo catalán

Ha fallecido el banderillero Rafael Jiménez Márquez, afincado en Barcelona desde los años 60, ciudad donde llegó a tomar la alternativa, aunque era natural de Cartagena (Murcia). Tenía 72 años y actualmente residía en el barrio del Poble Sec.

Nació en el citado municipio murciano en 1942, donde el 5 de abril de 1961 tuvo una destacada actuación actuando junto a Juan García “Mondeño” y Manuel Álvarez “El Bala”. Su debut con picadores fue en el desparecido coso de Cádiz el 28 de julio de 1964 ante novillos del Marqués de Villamarta. Compartió cartel con José González “Copano” y Francisco Rivera “Paquirri”.

A mitad de la década de los años 60 fijó su residencia en la capital catalana. En la madrileña plaza de Vistalegre se presentaba en 1965, en la lidia de utreros de Bernaldo de Quirós, con Pedrín Benjumea y Antonio Ruiz como compañeros. Junto a Manolo Amaya y El Puno actuó en la Monumental de Barcelona, el 26 de octubre de 1969, mismo escenario que el 25 de julio del 1970, esta vez junto a Raúl Aranda, Roberto Domínguez y los novillos de Ramos Matías. Y aún pisó otra vez más la arena de Barcelona, el 12 de octubre de ese mismo año, acompañado de Manolo Amaya y Manuel Maldonado, ante astados de Bernardino Jiménez y Conde de Cabral.

Jiménez Márquez
Clica para agrandar la fotografía

Su efímera carrera como matador de toros tuvo inicio y final el 15 de octubre de 1972, contando con la Monumental catalana como escenario. Enrique Patón le cedía los trastos, siendo el testigo Paco Bautista. Parito, de la ganadería de Amelia Pérez Tabernero, fue el toro de la ceremonia en una corrida en la que también actuó el rejoneador Antonio Ignacio Vargas. Esta sería su única actuación en el escalafón superior. Pasó a engrosar las filas de los de plata hasta mediada la década de los ochenta.

Jiménez Márquez fue enterrado ayer en el cementario barcelonés de Collserola. Todos los que formamos vadebraus enviamos nuestro más sentido pésame a sus familiares y amigos. Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *