Insultante e indigno festival taurino en Inca (Mallorca)

Numerosas irregularidades, el incumplimiento del reglamento taurino y la no aplicación en su totalidad de la ley 9/2017 del 03 de agosto de regulación de espectáculos taurinos y protección de los animales en Illes Balears, dejan en evidencia al ayuntamiento de Inca y su alcalde Virgilio Moreno a la cabeza y a toda su cuadrilla de asesores.

Un cúmulo de despropósitos que además de que podrán acarrear sanciones para el empresario podrían jugar en contra y suponer obstáculos de cara a la organización de próximos espectáculos taurinos en Mallorca pues el propio organizador, José Barceló “Campanilla”, en un habitual y característico alarde de arrogancia, declaró un día antes a Diario de Mallorca que no se realizaron los pertinentes controles de antidopaje ni a toros ni a toreros manifestando así el propio empresario que incurría en uno de los artículos más relevantes de la citada ley denominada comúnmente ‘toros a la balear’. Muy bien Pepe. Felicidades. Maestro te llaman algunos y les sobran motivos. Estas declaraciones jugarán en contra a la hora de pretender organizar nuevos festejos taurinos.

Saltaron al ruedo ocho astados de irrisoria presencia. Cuatro pares de becerrotes más propios de cualquier capea de despedida de soltero que de un espectáculo taurino que pretendía rendir homenaje a una figura del toreo como fue Dámaso González. Inmerecido e indigno resultado.

Tras más de media docena de faenas insulsas y otras tantas de pinchazos, estocadas atravesadas y descabellos, el palco presidencial vertió el cubo de los apéndices sin ningún criterio ni implicación para que los toreros pasearan hasta 13 orejas y dos rabos. Es lo que tiene venderse por cuatro entradas y tres litros de cerveza.
Se anunció en los carteles de manera fraudulenta a Ortega Cano que únicamente se limitó a hacer el paseíllo y participar en la lidia del octavo -previsto como sobrero- con tres series de muletazos. Hasta cinco pares de banderillas le acribillaron al animalito para ser lidiado de manera vejatoria tanto con capote y muleta por todos los componentes del cartel.

Si la tauromaquia es recibida por algunos como un ejercicio de maltrato animal, la falta de pulcritud en su desarrollo, de lo que son máximas responsables las autoridades nombradas para hacer cumplir los reglamentos, eleva al esperpento lo que ayer aconteció en el coso de Inca y da manga ancha a las partes contrarias -siempre al acecho- para anteponerse y hacer aún más inviable su celebración.

Además, de manera antirreglamentaria, también, actuó de paisano, puesto que estaba fuera de cartel, Pedro Gutiérrez Moya ‘Niño de la Capea’. El Delegado Gubernativo identificó inmediatamente al salmantino cuya participación podrá acarrear consecuencias graves a modo de sanción o bien al propio torero o bien al propio empresario.

Se pidió el indulto, premeditado desde hacía semanas, incitado por los propios toreros a lo que la presidencia claudicó, como era de esperar. Profesionales se hacen llamar algunos. ¡Cuánto chufla!
Un disparate. Un sinsentido si se tiene en cuenta que no existió la suerte de varas y que el reglamento lo prohíbe en plazas de tercera categoría como es la de Inca. Una pantomima. Los animalistas han manifestado ya que realizarán todas las averiguaciones pertinentes y un seguimiento exhausto para comprobar que la res no ha sido apuntillada en los corrales y que, verdaderamente, se ha cumplido con el cometido del indulto que no es otro de que la res regrese al campo bravo y que todo lo acontecido no ha sido un falso y cutre acto de triunfalismo.

La actitud deleznable de las partes actuantes, merece pedir responsabilidades tanto al ayuntamiento, a quien compete las autorizaciones de espectáculos taurinos, como a la Presidenta del festejo, Aina Fe y su asesor artístico, Pedro Alcalá que son quienes debían dirigir el espectáculo y velar por el normal desarrollo del mismo y su ordenada secuencia.

Lo de ayer no refleja para nada lo que debe ser la fiesta de los toros. Lo de ayer en Inca es la fiesta de ellos; la de los fantasmas, la de los soberbios, la de los chuflas, la de los ignorantes. La de quienes insultan, denigran y prostituyen la tauromaquia.

Ah, y que se ahorren las llamadas pertinentes y el viaje de ida para venir a dar lecciones de nada y mucho menos de moral y ética tras el bochorno de lo de ayer.
Decencia y vergüenza, por favor.

Mantener los espectáculos taurinos con vilipendio es mil veces peor que suprimirlos.

Sábado 12 de octubre 2019. Plaza de toros de Inca. Un cuarto de plaza. Astados de Sonia González. Campanilla, dos orejas. Finito de Córdoba, dos orejas. Javier Vázquez, dos orejas. Paulita, dos orejas y rabo, El Capea, oreja. Dámaso González, dos orejas. Alejandro Esplá, dos orejas y rabo.

Campanilla
Finito de Córdoba
Javier Vázquez
Paulita
El Capea
Dámaso González
Alejandro Esplá

Un comentario en “Insultante e indigno festival taurino en Inca (Mallorca)

  1. Hola, quería preguntaros, la ley ilegal de toros a la balear fue tumbada por el constitucional salvo algunos puntos, en plazas de 2° y 3° categoría sigue esa ley de toros a la balear vigente, integra? es decir no esta abolida para plazas de 2° y 3° categoría, o como es? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *