Jesús Fernández ferit a Madrid en una actuació sense fisures

Jesús Fernández tornava ahir a Las Ventas de Madrid. El noveller de Sant Boi de Llobregat, com ja va passar en la temporada 2012 en aquesta mateixa plaça, va tornar a ser ferit pel primer de la tarda, que li va inferir una banyada a la cara interna del terç inferior de la cuixa dreta de 10 centímetres, de pronòstic lleu que no li va impedir llidiar al que feia quart, segon del seu lot.

De les cròniques publicades en diferents mitjans, Fernández va aconseguir, sense triomf, una sòlida actuació. El seu primer, que el va voltejar fins a dues vegades, va ser un novell noble amb poc recorregut, davant el qual es va mostrar amb soltesa, en una faena madura de la qual va poder extreure bons pases. Malmès va liquidar al novell de José Luis Pereda i va sortir, minvat de facultats, a torejar al deslluït i de poques opcions que va saltar en quart lloc. La seva labor va ser solvent, sense poder aconseguir majors cotes per les condicions del novell del mateix ferro. A més, tampoc l’espasa va viatjar encertada en aquesta ocasió. Va compartir cartell amb Juan Ortega i Tomás Campos.

Imatge de la banyada soferta pel primer novell de la tarda.

El veterà noveller, que ha passat la nit a la capital, ha acudit al doctor Padrós aquesta mateixa tarda, després de passar la nit amb dolors. Després del vistiplau del metge, Jesús viatja a Barcelona, com ha confirmat en

el seu compte personal de Twitter: “Volia agrair les mostres de suport i afecte rebuda per tots els aficionats i amics que em donen suport. Després de passar revisió a Madrid, de camí per a Barcelona a passar aquests dies de rehabilitació“.

Y digo yo…

Prohibir los toros, la plaza de los sueños monumentales cerrada y abandonar tu tierra. Tres causas, tres circunstancias como las tres cornadas sufridas en Las Ventas. Un torero que sale con la herida casi abierta, recién operada y lidia otro novillo más sin mirarse.

Un catalán que sigue queriendo ser matador de toros, que llega a la primera plaza de toros del mundo y planta su particular pica en Flandes, aunque esta vez, la prensa reconozca de manera casi unánime, el esfuerzo del torero.

Que nadie piense que se pide limosna ni un levantar la mano por mirar una tierra u otra. Cuando más daño hace el paso del tiempo taurino aquí, cuando las circunstancias pesan como losas, cuando más empeñados estamos en resistir también fuera de un ruedo, porque militamos más y, quizás, mejor que nunca. Cuando todo eso pasa, se silencia y no traspasa, como norma general, nuestros modestos medios taurinos, nos unimos y nos sale el orgullo catalán. Por eso, nuestro orgullo de poder ver a un catalán pisar un ruedo como el venteño, de ver como sigue soñando su mayor sueño. Un abanderado que abre un pequeño desembarco taurino catalán en la capital. El primero y no el último.

Quitémonos de una puñetera vez los complejos, abandonemos clanes y miremos de frente a todos los que somos para presumir de torero, de toreo. De una Catalunya taurina que sigue presente en casi todos los frentes.

Digo yo…

Fotografies: www.las-ventas.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *