La Catedral de Mallorca, como fiel testigo

Este sábado, tanto profesionales del toreo así como aficionados llegados de diferentes partes de la isla junto con los alumnos de la Escuela Taurina de Alcúdia, realizaron una concentración taurina.

La segunda en lo que va de año y, en esta ocasión, en un marco incomparable: la Catedral de Palma como testigo.

Este tipo de manifestaciones están sirviendo como reivindicación de la cultura y tradición de la fiesta. Llevan consigo la proyección y alcance a la tauromaquia para nuevos jóvenes aficionados.

En esta ocasión, el emplazamiento en pleno centro histórico, permitió que la labor y el propósito no pasasen desapercibidos y acaparó la atención de los transeúntes -turistas y residentes- que recorrían los alrededores.

Los alumnos aventajados de la escuela taurina, Pere Oliver y Juan Moreno o el novillero Juan Luis Bozada -alma máter del evento-, entre otros, fueron atentos con todas aquellas personas que mostraban su curiosidad y quisieron conocer de cerca el toreo.

La intención, según el banderillero Gabriel Nadal, es la de acercar y mostrar el toreo realizando un encuentro al aire libre en un lugar público como este, al menos, una vez al mes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *