La Fundación responde: “No nos olvidamos de Cataluña”

Tras el artículo publicado en este portal hace unos días, en el que se ponía en entredicho la posición de la Catalunya Taurina (La Fundación del Toro se olvida de Catalunya), la Fundación del Toro de Lidia ha enviado una respuesta a la redacción de Vadebraus.

En la carta, la Fundación valora “la resistencia numantina de la afición catalana”, a la vez que reconoce “el impagable trabajo realizado con la ILP promovida por la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña que posibilitó la declaración de la tauromaquia como Bien de Interés Cultural”.


Dado el corto período de tiempo desde que se pusiera en marcha, desde la Fundación solicitan paciencia y comprensión, pidiendo disculpas si alguien se ha sentido discriminado. Y recuerdan que “la Fundación del Toro de Lidia nace para que todo amante de la tauromaquia, desde la primera figura del toreo al último aficionado, se sienta arropado y protegido. Por eso nuestros servicios jurídicos también están al servicio de todo aficionado que sufra insultos o amenazas a través de las redes sociales”.

También hacen constar que, tal y como indicaba el artículo que ha propiciado la reacción de la Fundación, no se olvidan de Catalunya, pues aseguran que no pretenden “dejarla abandonada a su suerte. Al contrario, Cataluña nos duele especialmente por lo que ha significado en la historia del toreo y por lo que significa en este asedio antitaurino que sufrimos cada vez con más intensidad y frecuencia: Cataluña es su gran victoria, Cataluña es nuestra gran derrota”.

Desde este portal (y como autor del artículo) agradecemos la respuesta. Intentaremos mantener la paciencia solicitada y, sin ninguna duda, estaremos dispuestos a mantener este contacto y colaborar en todo lo que pudiéramos y fuera necesario.

Aunque, por encima de una mayor o menor coincidencia, la sensación de que ahora este ente esté también del lado del aficionado ha quedado latente. Responde. Sin duda, es la mejor conclusión que se puede sacar. Y se agradece.

Tiempo hay y trabajo queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *