La gran partida, con la de Miura

A Serafín Marín le queda una tarde más en esta Feria de San Isidro. Será en el cierre del mes de toros en la capital, donde la corrida de Miura pondrá el punto y final. El domingo, el torero de Montcada no pudo puntuar ante la corrida de Baltasar Ibán, por lo que su segunda comparecencia se antoja crucial para encarar con optimismo lo que resta de temporada, pues de ella dependerá el devenir de la misma.

La de Ibán fue una corrida áspera y exigente, venida a menos en sus finales y por debajo de las muchas expectativas que despertó el encastado hierro. Serafín escuchó dos silencios, sin poder lograr el necesario triunfo. Por eso, tras su paso este año por la concurso Zaragoza y esta primera actuación en San Isidro, la del próximo domingo se convierte en la gran carta que debe jugar Serafín, la gran partida que queda anunciada.

Los toros de la legendaria ganadería de Miura fueron los que el pasado año le permitieron al catalán volver a contar. Los de Zahariche siempre suponen un plus en los toreros, recompensado con el reconocimiento. Por eso, ante unos toros esperados por la afición, esperamos volver a ver al Serafín triunfante, venido arriba, dando el gusto de la buena lidia a ese público que él bien conoce, pisando esos terrenos que logren la entrega del exigente público de Las Ventas. En definitiva, su mejor versión, la que le permita continuar en una situación de esperanza. Y todo ello, pasa por lograr el triunfo antes de que San Isidro eche el telón. De lo contrario, la situación, como la de tantos otros, se volverá complicada.

Todos esperamos poder contar como un catalán logró conquistar, definitivamente, la plaza más importante del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *