Pere Geli “El Valent”, el rejoneador de Girona

Influenciado por los aires taurinos que soplaban en la Girona de los años setenta, Pere Geli, nacido en la localidad gerundense de Salt, hizo sus pinitos como rejoneador de reses bravas en las plazas de Girona, Figueres y Olot. Tratante de la raza equina como profesión, dominador de la monta a la inglesa y a la española, practicante del salto de obstáculos y encargado del servicio de alguacilillos y arrastre en la plaza de Girona, vivía con gran pasión el mundo del caballo y seguía con desmesurado interés las actuaciones de los principales rejoneadores en el ruedo de la Devesa.

La posibilidad de filmar las actuaciones de rejoneadores como Angel Peralta, Luis Miguel Arranz, Antonio Ignacio Vargas, Moreno de Silva… suponía para Pere Geli una interesante fuente de aprendizaje, estudio y motivación. Con el apodo familiar de “El Valent”, utilizado desde tres generaciones, debutó en Girona en el año 1972 participando en el tradicional festival taurino con motivo de las fiestas patronales de San Narciso alternando con Joaquín Sendra “El Letrao”, Joaquin Vicens “El Chapas”, y José Salvador “El Empresario”. Como director de lidia actuó el matador figuerense Enrique Patón. “El Valent” sorprendió a todos los aficionados con una muy loable actuación sobre el recio cañamazo de una impecable monta y una enorme seguridad a la hora de soplar los zarcillos.

El éxito de su debut en la palestra gerundense avivará mucho más su afición. Durante el verano del año siguiente torea, a modo de entreno, con los rejoneadores Antonio Ignacio Vargas y Joaquín Moreno de Silva en la plaza de Girona. Y este mismo año, actúa nuevamente en el festival de ferias que repite el cartel del año anterior. En su segunda salida, cortará un auricular apéndice después de una notable labor sobre sus preciosas cabalgaduras: “Minuto”, un bello caballo tordo con el que recibió al novillo, “Mandarina”, una yegua hispano-árabe de diez años y de capa torda muy clara con la que clavó los rejones de castigo, “Tralla”, una jaca de la más pura raza cortijera, con la que administró los palitroques y “Rayo”, un corcel del recordado aficionado Damià Feixas (q.e.p.d.) con el que colocó la rosa de adorno y pasaportó a su antagonista.

En la temporada de 1974 debuta profesionalmente en la plaza de toros de Girona en una novillada celebrada el 15 de septiembre. En este festejo lidió un novillo negro bragado, con cuajo y romana, de la ganadería salmantina de Manuel González Mateos que resultó muy complicado para la lídia ya que acusaba sentido y cortaba el viaje. Pere Geli realizó una muy meritoria labor y dió la vuelta al ruedo.

El 22 de junio de 1975 es acartelado junto a los rejoneadores Eduardo Torres “Bombita”, Luis Miguel Arranz y Rafael Gutierrez Campos en una corrida de rejones en Girona. No pudo lucirse con el toro que le cupo en suerte, una res mansa, gorda , basta y aquerenciada de Benjamín y Blanca Vicente (antes Gamero Cívico). En su actuación en colleras con “Bombita” consiguieron un trofeo. Este mismo año, Pere Geli, junto con Juan Grau de la peña caballista Centro Católico de Olot, participó en el festival organizado por la Peña Taurina La Garrotxa en el añejo coso olotense. Completaron, José Salazar,novillero a la sazón, y dos aficionados socios de la citada peña taurina.

En 1978 actúa en un festival taurino en Figueres con Julian Calderón “El Jato”, Cipriano López “El Espontáneo”, Antonio Poveda y José Salazar. No tuvo suerte en su debut ampurdanés ya que descordó a la res y quedó inédito.

Pere Geli consideraba a Curro Bedoya como el mejor jinete, a Álvaro Domecq y a Manuel Vidrié como los mejores rejoneadores y a “Indiano”, de la cuadra de Rafael Peralta, como el mejor caballo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *