La Quinta, protagonista de la segunda conferencia de UTYAC

El toro bravo volvió a ser el centro del segundo coloquio organizado por la Unión de Taurinos y Aficionados de Catalunya (UTYAC) en el que participaron Álvaro Martínez Conradi y Paco March.

El ganadero de La Quinta y el presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya protagonizaron una charla amena en la que trataron distintos temas relacionados, o no, con su ganadería. Álvaro demostró ser un enamorado del encaste Santa Coloma, que permite conseguir un “toro fino, poco pesador, pero muy fiero”. El sevillano reflexionó también sobre algunos de los errores cometidos por los ganaderos, como por ejemplo el haber conseguido un toro tan homogéneo en su comportamiento. “Estamos faltos de animales que hagan cosas raras, que tengan diferentes tipos de reacciones o embestidas, se ha perdido la imprevisibilidad en una tarde de toros”, justificó Martínez Conradi. Por otro lado, comentó que “la presentación de los toros es impecable, no se ven pitones astillados ni astigordos”.

La Quinta, con 250 vacas y unos 18-20 sementales, es una de las ganaderías referentes del encaste Santa Coloma, pero a la hora de acudir al mercado “para suplir las posibles carencias” se encuentran con pocas ganaderías del mismo encaste con las que puedan refrescar. Desde 1987 compraron a Joquín Buendía y a lo largo de los años han habido muchos intercambios de sementales, y con Rehuelga en los últimos tiempos. Pero no todo es comprar, ellos también han vendido vacas (12 este año y 16 el pasado) y un semental, Golosino, indultado en Istres por Juan Bautista, al propio Bautista. El torero y empresario francés ha formado recientemente una ganadería que lleva por nombre La Golosina. Según el ganadero, “Juan Bautista ha tenido muchas tardes buenas con nuestros toros, él sería el Paco Camino de nuestra época“.

A pesar de ser una ganadería reconocida, amparada por los buenos resultados de las últimas temporadas, todavía no han podido debutar en Sevilla. Lamentaba Martínez Conradi que haya cuatro ganaderías que repitan a lo largo de la campaña maestrante. Donde sí estarán en 2020, si no se tuercen las cosas, será en Madrid en San Isidro, Bilbao, Dax, Gijón, Santander posiblemente y pendientes de Albacete (6 corridas) y en Villaseca de la Sagra, Roquefort y otro destino por concretar (3 novilladas). Sin embargo, aun lidiando un número considerable de festejos, en plazas de categoría el futuro no es el más esperanzador de todos. “Los negocios paralelos nos ayudan a soportar la ganadería de bravo. Históricamente, las ganaderías nunca han sido viables económicamente“, aseguró el ganadero. Por otro lado, “las subvenciones que reciben las ganaderías de bravo son las mismas que las de manso y son una ayuda ridícula que no llega ni para lo que come una vaca en un año”.

Con esta conferencia se puso punto y final a la primera parte del ciclo organizado por UTYAC, centrado en el toro bravo. A final de temporada, la idea es que la segunda parte esté dedicada a los toreros. De momento, estos dos actos sirvieron para evidenciar que en Barcelona sigue habiendo locos suficientes para llenar un domingo al mediodía un teatro de apasionados por el toro bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *