Los poderes públicos tienen secuestrada nuestra libertad

Con motivo de la comparecencia de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña en el Tribunal Constitucional acompañando a la Fundación del Toro de Lidia en el acto de entrega de más de 20.000 cartas solicitando sentencia, adjuntamos un comunicado elaborado por la propia FETC para ese día.

Con el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por cincuenta senadores del Grupo Parlamentario Popular en el Senado admitido a trámite el 23 de noviembre de 2010 por el Tribunal Constitucional se recurría el artículo 1 de la Ley del Parlamento de Cataluña 28/2010 de 3 de agosto que prohibía las corridas de toros en Cataluña mediante la modificación del artículo 6 del texto refundido de la Ley de Protección de los animales, aprobado por Decreto Legislativo 2/2008, de 15 de abril.

El mes que viene se cumplirán 6 años de la interposición del referido recurso, sin que de momento el Tribunal Constitucional haya dictado sentencia.

En ese tiempo hay que resaltar como hito histórico, la ILP taurina cuya recogida de firmas iniciada en febrero de 2011 finalizó 12 meses después con más de 600.000 firmas recogidas a través de más de 4.000 fedatarios públicos por todo el territorio nacional. Todo ello gracias a la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña y su presidente (qepd) Luis María Gibert Clols, así como a través de la ayuda y  colaboración de la Mesa del Toro,  de profesionales del mundo taurino y aficionados anónimos.

Dicha proposición de ley  fue aprobada en el Congreso de los Diputados en el mes febrero de 2013, dando lugar a la Ley 18/2013, de 12 de noviembre, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural. Nunca antes en la historia de España se había promulgado una ley igual.

Ahora bien, los aficionados en Cataluña, seguimos con nuestra libertad secuestrada por los poderes públicos. Los derechos básicos de la Constitución Española relativos a la preservación y promoción de la cultura por parte de la Administración Pública siguen conculcados desde que el Parlamento Catalán prohibiera los toros en Cataluña.

Los poderes públicos tienen secuestrada nuestra libertad, pues la ILP taurina  fue un clamor contra la prohibición instando  a la clase política en la definición y establecimiento  de  competencias  en cuanto a la  regulación, promoción  preservación del hecho taurino,  así como para su retorno sin cortapisas a Cataluña

La promulgación posterior de la Ley 18/2013 de protección de la Tauromaquia en el Congreso de los Diputados, buena en su intención, supuso sin embargo la anulación de  la vuelta inmediata de los toros a Cataluña que regulaba la ILP taurina, pues quedó derogada una disposición adicional que la contemplaba, quedando por tanto el retorno a Cataluña al albur del Tribunal Constitucional y la resolución del recurso presentado en octubre de 2010…

Como consecuencia,  los aficionados catalanes seguimos con nuestra libertad secuestrada, desde que el Parlamento Catalán prohibiera los toros en Cataluña, y posteriormente y a pesar de la  ILP taurina, tanto el Congreso de los Diputados como el Tribunal Constitucional, han mantenido dicho secuestro 6 años después.

Por eso la FETC ha  respaldado y colaborado en   la iniciativa de la Fundación del Toro de Lidia y ha querido estar aquí presente para que quede constancia, en la convicción de las razones que nos asisten y la esperanza de que más temprano que tarde la libertad secuestrada sea la libertad recuperada.

Viva la Tauromaquia. Viva la libertad.

Un comentario en “Los poderes públicos tienen secuestrada nuestra libertad

  1. Hoy hace 5años nos robaron la libertat la gran mayoria del mundo taurino miro hacia otro lado “es cosa de los catalanes”” ahora que ven venir al lobo hablan de solidaridad Yo diria falsedad.
    Aqui se cocio la ILP que ayudas tuvimos se pueden contar con los dedos de.una mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *