Paco Laguna: “Manolete vivió para ser, no para aparentar”

La tercera conferencia celebrada en la Casa de Madrid en Barcelona dedicada a Manolete sirvió para conocer la personalidad y comportamiento del diestro fuera del ruedo.

De mano de Paco Laguna conocimos a un Manolete moderno, verdadero, único y avanzado a su tiempo. El conferenciante destacó el inmenso amor que sentía Manolete por su madre, a la que compró una casa con el primer dinero que ganó toreando. Laguna comentó también que a pesar de que las dos Españas de esa época se quisieron apropiar de él durante la transición, Manolete nunca se significó ni tomó partido por nadie, supo ser respetuoso con todo el mundo. De hecho, el biógrafo explicó como anécdota que el diestro cordobés se reunió con varios exiliados políticos en México a los que deseó un pronto regreso a España y al poco tiempo le dio la mano a Franco en una corrida de la Beneficencia en Madrid.

Otra pista sobre su pensamiento fue la buena relación de amistad que mantuvo con Miguel de Molina, declarado homosexual y condenado al exilio por sus ideas. Laguna puntualizó que lo que ahora es normal, en los años 40 nadie tenía el valor de defender a los homosexuales.

Pero sin duda uno de los apartados de la vida de Manolete más cuestionados en toda su historia es la relación sentimental con Antonia Bronchalo, más conocida como Lupe Sino con la que vivía sin estar casado. Según el propio Laguna, el diestro llevaba un estilo de vida escandaloso que chocaba con el régimen y la Iglesia, pero lo hacía de forma natural. “Manolete vivió para ser, no para aparentar”, sentenció el ponente. Además, Laguna justificó un amor real por parte de Manolete hacia Lupe Sino, a la que acusaban en un expediente oficial de ser una confidente republicana y de ser prostituta. Laguna comentó que en ese mismo documento se acusaba a Lupe Sino de acostarse con el torero Vicente Barrera. Por si no fuera poco, su padre y su hermano estuvieron en la cárcel por sus ideas contrarias al régimen. A pesar de este historial, Manolete la hizo intocable y la dignificó como mujer, aseguró el escritor.

En la mesa le acompañaron el torero Enrique Guillén, Alejandro Gasch y Florencio García, presidente de la Casa de Madrid en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *