Petardazo, también, de Resurrección

No. No debiéramos conformarnos con tan sólo la media de Morante, el estoconazo al segundo de Manzanares, la media también de éste en el quite de réplica o la ambición de Roca Rey. O con ‘detalles’ de la tarde. No. Eso dejaría mucho que desear como aficionados.

Lo de Cuvillo de ayer en Sevilla ha sido -alto y claro- un auténtico petardazo. Una penitencia.

Estamos de acuerdo y comulgamos con que sobre el juego de lo corrido nada puede predecirse. Sin embargo, lo de la presentación, raza y fuelle de los astados debiera servir, cuanto menos, como un ejercicio de autocrítica y reflexión para el ganaderísimo. Petardo solemne de Resurrección en el coso maestrante. ¡Qué cruz!

Los espadas actuantes debieran, también, aplicarse el cuento y, en acontecimientos, solemnes también, como el de ayer, elevar un poquito el nivel de lo que escogen en el campo y la divisa a lidiar. Al menos, que fuese acorde con sus honorarios.

Si se pretende que el que pasa por taquilla regrese al coso, mal vamos.
La corrida no aburrió, cierto es, gracias en parte a la predisposición de los toreros. Pero decepcionante fue un rato largo. Con alfileres se sujetaban todos, pero todos, nada más salir por chiqueros. Algunos llegaron al segundo tercio con la suerte de varas simulada. Ilusos de nosotros, se esperaba más.

Como también se espera bastante más de los encargados de retransmitir el festejo por la pequeña pantalla. Concretamente el Canal Toros. Insisto, Canal Toros. Quizás debieran tener en cuenta que son ellos quienes proyectan la imagen de un canal especializado en materia taurina y, en ocasiones, se percibe que se les olvida o no son conscientes de que, posiblemente, el mayor porcentaje de los suscritos a este canal son conocedores de lo que están presenciando y debieran ser más críticos con el propio sistema. Sin agallas en toda la tarde para asaltar al ganadero y conocer su opinión sobre lo escogido. Se les da mejor la palmadita en la espalda cuando las circunstancias son favorables.

Por cierto, Apaolaza ha aterrizado micrófono en mano por la puerta grande, ya lo hizo en Fallas. Y lo ha hecho para aportar nada. Absolutamente nada. Con unas formas más propias de retransmitir radiofónicas que televisivas. Muy de andar por casa. Qué tostón. Que alguien se lo haga saber, también. Su fuerte, interrumpir a sus compañeros. Interrumpirles para aportar nada. Otro petardo, también, su fichaje. Acorde con la corrida de Cuvillo.
La afición de Sevilla merece, también, que la saquen en procesión. Son unos santos, también.

Foto: Cadena Ser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *