Presentada la feria de Boujan-sur-Libron

Sin toros en la Monumental pero con la afición intacta, la Catalunya Taurina sigue luchando para ver toros en su plaza y también fuera de ella.

Por este último motivo, la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya (FETC) organizó ayer jueves 5 de mayo un acto en el que se presentó la interesante feria de novilladas de Boujan-sur-Libron. Michel Bouisseren, miembro de la asociación Toros y Campo, explicó los detalles y el por qué de esta feria en un acto en el que estuvo acompañado por Alberto Taurel, miembro de la junta directiva de la FETC.

En su opinión, las novilladas, mayoritariamente programadas en horario matinal y relegadas en un segundo plano, no alcanzan la relevancia que ellos consideran que deberían tener. Por eso nació la Feria del Novillo con la intención de otorgar mayor importancia a las novilladas en Francia. La otra peculiaridad remarcable es el fuerte carácter torista de la feria. En esta ocasión las ganaderías escogidas han sido la de José Escolar (origen Marqués de Albaserrada) para la novillada sin picadores y para la novillada picada y la de Cura de Valverde (origen Conde de la Corte).

Los ocho miembros de la asociación Toros y Campo son los que deciden de forma asamblearia los hierros y los toreros. Se dividen en varios grupos de trabajo: los responsables del área de publicidad y comunicación, los que viajan al campo, los que se encargan de la contratación de toreros y los que buscan patrocinadores.

Por lo que respecta a la parte económica, dejó entrever que no es una feria rentable, en la cual se pierde dinero, en gran parte debido al limitado aforo de la plaza (1500 localidades). Otras de las causas son: el precio de las entradas, inferior a la media francesa; el 20% del taquillaje que tienen que pagar en concepto de impuestos y el cumplimiento del convenio establecido, a diferencia de otras empresas que no pagan los mínimos a los toreros. El coste total de una novillada oscila entre 38.000 y 40.000€ que los intentan cubrir con espectáculos complementarios (de flamenco y ecuestres) en los aledaños de la plaza. Bouisseren quiso dejar claro que su feria no cuesta un euro al Ayuntamiento de Boujan-sur-Libron, que tan solo les cede el terreno y la plaza gratuitamente.

Por último, lamentó la falta de interés por las ganaderías toristas por parte de los jóvenes aficionados y la dificultad para encontrar novilleros dispuestos a matar la de José Escolar y la de Cura de Valverde. Michel Bouisseren acabó elogiando a Manolo Vanegas, que hará doblete en la feria, por su disposición y voluntad de torear todo tipo de encaste y aseguró que “el pequeño príncipe de Venezuela” ha conseguido crear mucho ambiente en la afición francesa a base de lidiar este tipo de ganaderías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *