Primera ‘Matillada’ de la temporada en el Coliseo Balear

Con algo más de media entrada se abrieron el jueves las puertas del Coliseo Balear para acoger en forma de corrida de toros inaugural la primera de las dos “Matilladas” programadas para el presente estío. Una entrada muy mejorable si se acoplase a los tiempos el modus operandi a la hora de gestionar la promoción de los festejos.

Conócese como “Matillada” el menú compuesto de platos elaborados por los chefs Jorge y Toño Matilla, esto es: toreros y empresarios marca de la casa. La de ayer, a diferencia de la del próximo jueves, con postre incluido: los toros.

Se corrieron 6 astados de Olga García Jiménez y Hnos. Desigualmente presentados, carentes de transmisión excepto el astigordo primero que derribó al del castoreño tras un relance en el capote, y el cuarto, al que picaron en exceso, que fueron algo mejor que el resto del encierro.

Hacía su segundo paseíllo presidencial el Inspector Jefe Fernando Corchero quien además de estar acertado en todas y cada una de sus decisiones, permaneció impecablemente implacable  ante una abroncada petición del segundo apéndice del cuarto para Padilla. No se recuerda desde hace décadas semejante demanda, pañuelo en mano, tras el arrastre del cornúpeta. El desagrado y la bronca monumental fueron consecuencia de que Corchero no claudicase ante las artimañas de los subalternos del espada de turno y frente a las triquiñuelas del personal del tiro de mulillas que, para más inri, fue advertido antes del inicio del espectáculo. Sólo mentes retrógradas, retorcidas, impropias de cualquier digno aficionado que se precie, osarían pensar que actitudes y comportamientos como los del Presidente Corchero juegan en detrimento de la Fiesta. Ciertas dolencias que sufren hoy en día los toros en la isla son secuelas de desvergonzadas conductas por parte de determinados sectores del sistema. Por cierto, Corchero ordenó abrir diversos expedientes sancionadores.

Ante el protestón primero, que iba largo, tomó ciertas precauciones Padilla sin llegar a acoplarse del todo en una despegada faena muleteril que inició rodilla en tierra tras haber pareado de manera desigual. Bajonazo tendido y oreja. Del cuarto sólo se recuerda el acertado y merecido brindis al matador de toros mallorquín ‘Campanilla’ por su dedicación y difusión en pro de la tauromaquia en Mallorca. Estocada trasera. Oreja. La mencionada atronadora petición del doble trofeo fue más consecuencia del cariño que la afición le profesa al ‘pirata’ de Jerez que por lo ejecutado durante la lidia. Fue aquí, tras la muerte del cuarto, donde el Presidente recordó como nunca a diestros y siniestros que Palma es plaza de segunda categoría y como tal le compete ser tratada. Salió a hombros. Padilla, claro está, y no Corchero.

‘Paquirri’ debiera dejar de lado por un cierto tiempo la dieta de los chefs Matilla y apuntarse a la dieta ‘mediterránea’. No le vendría nada mal. Se le percibió carente de facultades. Anduvo por el callejón más preocupado de las labores presidenciales hacia sus compañeros que de aplicarse en materia. Realizó dos tediosas labores que precedieron a un mal uso de los aceros. Hasta 8 golpes de verduguillo precisó para acabar con el segundo de la velada. Pitos. Tras el quinto, que pasaportó de pinchazo, estocada caída y descabello, saludó desde el tercio.

En contra de lo que pudiera preverse, ‘El Fandi’ fue ayer quien se adjudicó, en cierto modo, las actitudes más formales y propias de un matador. Eso sí, tras explosionar en sus correspondientes tercios de banderillas, con la franela ambas labores decayeron soberanamente. Fue todo entrega y valor con una actitud irreprochable y ansias de agradar siempre. No escatima esfuerzos. Lo mejor de su actuación, un vistoso quite por lopecinas al que cerraba plaza. Sin llegar a calar en los tendidos en ninguna de sus dos faenas, fue breve con la tizona y paseó una oreja de cada toro. Acompañó al de Jerez en la salida a hombros.

Lo de la banda de música, merece capítulo aparte.

Jueves 28 julio 2016. Coliseo Balear. Corrida de toros nocturna. Algo más de media entrada. Seis toros de Olga García Jiménez y Hnos. Desigualmente presentados. Juan José Padilla, turquesa y oro, oreja y oreja con fuerte petición de la segunda. Francisco Rivera ‘Paquirri’, nazareno y oro, pitos y saludos desde el tercio. David Fandila ‘El Fandi’, anaranjado y azabache, oreja y oreja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *