Y a la Fiesta… ¿quién la defiende?

No. No nos engañemos.

O mejor dicho, que no quieran engañarnos algunos de aquellos que firman las crónicas de lo acontecido en el ruedo o aquellos comentaristas de una plataforma que nos hace llegar el festejo hasta nuestros hogares.

No. No podemos. No debemos. No deberíamos consentirlo.

A falta de un festejo para que finalice la Feria de Fallas 2013, algunos, un año más, se han encargado de dejar al coso de la calle de Xátiva a la altura del betún.

Porque… ¿Quién ha defendido su categoría? ¿la de primera? ¿Quién ha defendido la integridad de la Fiesta? ¿Quién ha velado por su dignidad?

Un año más, todas esas cualidades de una Feria de renombre de una plaza de primera categoría han quedado en entredicho.

No seré yo quien juzgue las cartas jugadas por cada espada para la obtención del triunfo y la consiguiente ansiada Puerta Grande. No. Lícito debe ser, y lícito es.

Como lícito es también que el público que asiste a una corrida de toros no tenga la obligación de estar taurinamente educado y ni siquiera tenga por qué saber distinguir una chicuelina de un molinete. Faltaría más.

Ahora bien, alguien debiera, porque alguien hay encargado y responsable, de defender la categoría de un coso y una Feria como la de Valencia en Fallas.

Lo de ayer domingo va en contra de la Fiesta, de su seriedad, del respeto que debiéramos tenerle y, como he indicado anteriormente, de su dignidad.

Las imágenes están ahí para el que quiera volver a comprobar si realmente había petición mayoritaria en algunas de las orejas solicitadas por el respetable. Las imágenes están ahí para el que quiera comprobar si la estocada al sexto de “El Fandi” era merecedora de una segunda oreja en (repito) una plaza de primera categoría. Y las imágenes están ahí para el que quiera echar un vistazo al trapío de los toros saltados al ruedo y preguntarse si eran dignos de (repito) una plaza de primera categoría.

La Presidencia. ¿En qué pensaba la Presidencia, si es que pensaba?. Ella es la principal responsable de semejante bochorno. Ella debe velar por la categoría de la plaza ya que toreros y parte del público no lo hacen. La Presidencia. Sí. Esa que, justo una semana antes, niega una segunda oreja a un novillero midiéndolo así como a una figura y que cuando llegan éstas las mide como si de becerristas se tratara.

Román, sí. Esto es así de injusto en ocasiones.

Llenaron los mediáticos. Sí, es cierto. Pero si, como creen y dicen algunos, es un lleno asegurado…, ¿por qué no son anunciados un miércoles o un jueves y por separado para no dar lugar a unas pésimas entradas? Sabido es que existe una mayor afluencia de público en fin de semana en cualquier ciudad en fiestas. Por lo tanto…….

En fin… que no. Que no pretendan engañarnos y que los responsables defiendan la dignidad y el respeto a la Fiesta. Más que nada… por el bien de la misma.

Un comentario en “Y a la Fiesta… ¿quién la defiende?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *