La Catalunya Taurina no se rinde

La afición catalana, desalojada de su plaza y, en consecuencia, forzada al exilio, volvió a demostrar que la idea de bajar los brazos y aceptar tanto la prohibición por parte de la Generalitat como el pasotismo del Tribunal Constitucional no entra en sus planes. Tan solo una semana después del IV Congreso Taurino de Catalunya, la resistencia taurina catalana se citó esta vez en Alcañiz para defender lo suyo, y lo de todos.

Empezó la diada taurina catalana organizada por la Federeción de Entidades Taurinas de Catalunya junto a la empresa de Enrique GuillénIván López con una clase práctica en la que participaron los novilleros Maxime Solera, Antonio Cuadra y Alejandro Andreu, que desorejaron a sus respectivos novillos, siendo las orejas que cortó el catalán las de mayor fuerza. Solera en un detalle torero brindó el novillo a su compañero  Manuel de Reyes, anunciado en el cartel y que no pudo torear por temas burocráticos. El francés destacó por sus pares de banderillas mientras que Cuadra lo hizo por los dos estoconazos que pegó (uno a su novillo y otro al sobrero que lidiaron entre los tres) y Andreu por el buen toreo con el capote.

El plato fuerte llegaba a las 16:30 horas con el festival 100% catalán (toreros, banderilleros y mozos de espadas). El público, como lo hacía en La Monumental, sacó a saludar en el tercio a los toreros, a sus toreros, para brindarles una calurosa ovación que acabó transformándose en gritos de “Libertad, libertad”.

Abrió cartel Serafín Marín, que se las tuvo que ver con un fuerte y complicado novillo de Iván López que generó muchos problemas durante el primer tercio. El de Montcada se impuso a la situación y consiguió lucidas tandas con la derecha. Su faena fue premiada con una oreja.

Jesús Fernández suplió la falta de rodaje con entrega, firmeza y coraje. Recibió a su oponente con bonitas verónicas que fueron rematadas con dos medias. La del de Sant Boi fue la actuación más destacable de la jornada a pesar de emborronarla con el descabello. Los aficionados, en reconocimiento a su labor, le obligaron a dar una vuelta al ruedo. Apetece volver a ver a este torero.

A Abel Robles, el novillero de Olot, le correspondió en suerte un novillo nada fácil de corto recorrido con el que estuvo valiente, llegando a ser volteado en varias ocasiones. A pesar de las dificultades consiguió tandas meritorias y dejó patente su entrega y sus ganas. Robles también dio la vuelta al ruedo tras fallar con la espada.

Cerró el festival el aficionado práctico José Ponce. Anduvo fácil con el capote y estructuró su faena con la diestra. Tras matar bien paseó una oreja que ponía punto y final a una jornada de reivindicación y de lucha para intentar recuperar de una vez lo que nos robaron injustamente y lo que parece que cuesta tanto devolvernos: la libertad.

2 comentarios en “La Catalunya Taurina no se rinde

  1. Por razones ajenas a mi voluntad, no pude estar en Alcañiz, pero desde esta página, doy mi enhorabuena a los organizadores y participantes, del festejo, en honor y defensa de nuestra tauromaquia Catalana.

  2. Gracias a la empresa organizadora, a todos los actuantes y como no a los aficionados que se desplazaron a Alcañiz en esta bonita y reivindicativa cita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *