Uno que quiere y dos que no

En los carteles se anunciaba una novillada de Dolores Aguirre, que por trapío era una corrida de muchas plazas de segunda de España. Ante ella tres novilleros que demostraron poco o mucho ante sus diversos lotes, dependiendo como se quiera mirar. Lo que si demostraron que uno quiere ser torero (Solera), y los otros (Pacheco y Castellano) lo quieren ser pero no lo demostraron.

El primer novillo de nombre “Malagueño” evidenció una falta de fuerzas en los primeros lances de recibo de Miguel Ángel Pacheco, donde con oficio se lo sacó a los medios. La pelea en el caballo de “Malagueño” en las dos varas que recibió fue de ir pero dejarse pegar en el peto. Tras brindar al respetable, Pacheco inició su faena tirando líneas y sin cruzarse, lo que llaman ahora el toreo moderno. Y así fue su faena la de no arriesgar en ningún muletazo y dar muchos pases sin sentido. El novillo tuvo un pitón izquierdo con clase, pero Pacheco no lo vio o no quiso ponerse. Aburrió al respetable ya que el novillo se fue quedando orientado tras cada muletazo. Silencio en su faena y palmas para el novillo.

La lidia a “Mascarito” fue que no hubo lidia. El novillo se hizo el dueño del ruedo hasta que el picador salió al ruedo, tres veces entro al caballo recibiendo dos primeras varas muy fuertes empleando se la primera pero manseando las otras dos. Le costó ponerlo en el sitio a Castellano sufriendo un tropezón en la misma cara del novillo que demostró su falta de casta ni arrancándose. Ante este novillo realizó un quite por tafalleras Maxime Solera, a la larga el único quite de la tarde. Luis Miguel Castellano brindó al público como haría también en el quinto, algo le vería pero lo que se veía era un novillo flojo de fuerzas que pasaba por ambos pitones sin decir nada. Castellano no pudo con el novillo, se le vio desbordado donde después de cada muletazo era volverse a colocar. Silencio para ambos.

A “Clavetuerto” lo recibió con una larga cambiada en el tercio Maxime Solera, donde el novillo no terminó de pasar por ninguno de los dos pitones quedándose en los vuelos del capote. Tres varas aumentando la distancia, pero sin emplearse y con la cara arriba tomo “Clavetuerto”. Empezó la faena Solera doblándose para alargarle la embestida, lo llegó a conseguir como demostró en las dos tandas siguientes con la izquierda dejándose venir al novillo de lejos donde llegaron los mejores muletazos de la tarde componiendo la figura y corriendo la mano con temple. El novillo se vino abajo y solo quedaba demostrar las ganas y jugársela como hizo el francés. Buenos muletazos de uno en uno dando el pecho y cargando la suerte. Ese afán de triunfo le perjudicó pasándose de faena, cosa que no es mala en un novillero, y fallando con la espada una oreja de peso en la Francia torista. Vuelta al ruedo tras petición y silencio en el arrastre.

Pacheco recibió con facilidad y sin apreturas a “Comadroso”, el que fuera el mejor novillo del encierro. Galleo por chicuelinas para llevarlo al primer encuentro con el jaco que fue fuerte y largo. Entro dos veces más “Comadroso” realizando dos buenas peleas, ante este novillo destaco la brega de Mario Campillo. Parecía que Miguel Ángel Pacheco ,tras brindar al público, pondría la carne en el asador pero su faena fue una copia de la anterior, pases y más pases sin decir nada. Se le vio con un gran oficio pero como aquel que va a Boujan-Sur-Libron a pasar la tarde. No hubo ligazón en sus tandas por ninguna mano. Silencio y palmas para “Comadroso”

“Burgalés”  fue el típico novillo de Dolores Aguirre que salió frió y abanto de salida, que manseaba durante toda la lidia pero cuando se arrancaba iba con todo, Castellano tras ir detrás de él consiguió pararlo y apareció un run run en la plaza cuando piso el ruedo el picador Gabin Réhabi, que se llevó el premio al mejor picador de la tarde dedicándoselo a Iván Fandiño. Gabin aprovecho la gran doma que tiene la cuadra de Bonijol para realizar un buen tercio de varas venido a menos por la mansedumbre de “Burgalés”, que llegó a arrancarse cuatro veces al caballo cada vez desde más lejos pero las dos últimas al sentir la vara salir escopetado. Gabin movió el caballo y se agarró bien, su fallo fue indicarle a Castellano donde debía dejar el novillo, salió ovacionado de la plaza. “Burgalés” hizo en la muleta lo mismo que en el caballo manseaba y se arrancaba buscando una muleta firme que nunca llego a encontrar, Castellano no se la dejaba en la cara y era un volver a empezar. Paso un quinario con la espada recibiendo dos avisos que pudieron ser tres. Silencio y ovación para el novillo.

“Lengosto” cerro la tarde, si le abren la puerta al salir llega a Dehesa Frias. Manseo en los primeros tercios donde destaco la lidia de Fernando Casanova, que llegó a tropezar en la cara del novillo. Ante el manso volvió a salir Maxime Solera con ese querer pegar buenos muletazos pero el novillo no duró ni media tanda. Se la jugó Solera con el arrimón obteniendo muletazos sueltos de gran calidad, no había más de donde sacar. Ovación y silencio para el novillo.

 Si la feria de novilladas de Boujan-Sur-Libron quiere mejorar debe cuidar pequeños detalles como explicar el encaste de la ganadería que se lidiara en mitad del paseíllo o empezar a indicar que picador se lleva el premio mientras aun no han arrastrado al último novillo de la tarde. Al igual que no tiene sentido que un recortador haga un recorte al toro y luego se tape, solo pudo realizar uno al primero ya que en el segundo sufrió una voltereta que le impidió salir al resto. Por último pero no menos importante, el estado del ruedo ya que se veían importante surcos que no fueron arreglados a lo largo de la tarde.

Foto: Laure Crespy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *