Hola Simón, adiós Afición

Una vez concluida la temporada taurina en Europa es el momento de mirar fríamente lo sucedido en este año que como todos se ha convertido crucial en el futuro de la tauromaquia. Nos centraremos en las plazas comandadas por Simón Casas.

Por eso se debe empezar por el pulmón, y éste no es otro que Las Ventas. En invierno llegaba Simón Casas junto a Nautalia. Simón Casas se convertía empresario de Las Ventas en la materia taurina de manera individual ya que hay que recordar que hace años lo fue durante una temporada junto a Matilla y Taurodelta para acabar dando una espantada. Y con Simón al mando ha llegado lo que se preveía. Hola Simón, adiós Afición. La bajada del trapío de los toros en San Isidro ha sido la nota característica, ha eliminado los toros los domingos de verano, no ha cumplido con el número de festejos que prometió en su pliego y además quiso dar otra espantada aunque esta vez no tenía socios y no se lo permitieron. Hola Simón, adiós Afición. No solo sucedió lo comentado anteriormente sino que puso sus miras en acabar con el Tendido 7 gracias a la ayuda de su prensa afín, aquella que le alaba y lo vende como el gran productor.

Nimes, su gran plaza, aquella que fue capaz de poner en el circuito, es la plaza francesa más española. Durante no hace muchos años se podía ver una diversidad de encastes y actualmente se ve una diversidad del encaste Domecq. Hola Simón, adiós Afición. No olviden que en esta plaza se realizó la famosa foto de la butifarra de Simón a un grupo de aficionados que protestaban en aquel momento.

Valencia, plaza de primera y toro de segunda. Algunos podrán decir que en Las Fallas el toro aun no se encuentra rematado del invierno, pero para Julio ya no hay esa escusa. Si en Nimes no existe la diversidad de encastes buscarla en Valencia ya es un sueño. En esta plaza se ve la verdad del productor, novilladas y carteles con toreros no denominados figuras con la plaza casi vacía que luego se justifican con el cartel de no hay billetes el día de San José. Hola Simón, adiós Afición.

Alicante, una plaza muy de Simón. Allí el público quiere ver cortar orejas y cuantas más mejor y todo esto es lo que le gusta a Simón. Plaza que llena gracias al nombre de Manzanares. Hola Simón, adiós Afición.

Terminamos por Zaragoza,  plaza que vende que la ha recuperado y saca datos de asistencia. Pero no nos damos cuenta que esta plaza estaba hundida y que ahora todavía no ha llegado a la profundidad. Solo hay que ver la plaza en la feria de San Jorge o los primeros festejos de la feria del Pilar. El productor es un gran vendehúmos pero no llena las plazas en los festejos con ausencias de figuras. Hola Simón, adiós Afición. El cambio de presidente en el palco ha influido para mal, con concesiones de trofeos irrisorios y con un público que no le importa vocear algo que no tiene nada que ver.

Así está la situación en las plazas de Simón, donde se busca el toro con trapío e integro que haga que vuelva la afición.

Foto: Voz Populi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *