Muere en Mallorca Tomeu Coll, decano de los críticos taurinos

El crítico taurino Bartolomé Coll Perelló (Palma, 1927) ha fallecido a última hora de la noche de este miércoles tras una larga enfermedad.

Fue considerado el decano de los críticos taurinos de la isla, una institución en el mundo de la tauromaquia. Hasta el año 2013 y durante las últimas cinco décadas, Tomeu Coll redactó las crónicas taurinas para Diario de Mallorca.

Aficionado taurino desde su más corta infancia, allá por la década de los treinta, cuando desde su casa de la calle Sant Miquel veía pasar a los toreros que se hospedaban en el desaparecido Gran Hotel Alhambra, de camino hacia la plaza de toros. Fruto de esta pasión se inició en el periodismo taurino en 1951, en el periódico Mallorca Deportiva, colaborando al mismo tiempo en dos destacadas publicaciones taurinas de la época: Dígame y El Ruedo.

Su vocación taurina y periodística fue más allá y durante más de cuarenta años narró los festejos taurinos de las diferentes plazas de la isla para Radio Mallorca. Del mismo modo, colaboró como corresponsal en Carrusel Deportivo de la Cadena Ser dando cuenta de lo que cada domingo de toros acontecía en el Coliseo Balear.

Tomeu Coll también publicó varios libros sobre tauromaquía. De entre ellos, destacan ‘Historia del Toreo en Mallorca 1865 – 1964′, un libro que abarca un siglo de tauromaquia en las plazas mallorquinas. En 2006 publicó ‘Toreros Mallorquines’, en la  que se repasan las biografías de matadores, novilleros y rejoneadores nacidos o vinculados a Mallorca. En 2011 vería la luz ‘Inca, historia de una plaza centenaria’, un interesante relato sobre el coso inquer en sus cien años de historia. En 2015 escribió, a petición del autor, el epílogo de la obra del catalán Raúl Felices, ‘Tauromaquia Balear’.

Los toros tienen que ser a las cinco de la tarde con sol, calor y moscas” fue una de las conclusiones del experimentado crítico taurino que criticaba la moda actual de programar festejos taurinos nocturnos. Fue respetuoso y respetado, querido y admirado. Escucharle hablar de toros era una verdadera doctrina para jóvenes y un placer para los más adultos. DEP, maestro

Foto: Alejandro Fernández (Diario de Mallorca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *