Vidas en el ruedo: César Morales

El próximo 31 de julio se cumplirán doce años del fallecimiento del que fuera matador de toros César Morales Pérez. Nacido en la localidad jienense de Arroyo del Ojanco, un 19 de abril de 1948, aunque residió en Barcelona desde su niñez.

Ya residiendo en Catalunya, fue alumno de la escuela de Pedrucho y se vistió por primera vez de luces en 1966, concretamente en el pueblo turolense de Muniesa, alternando junto a Ángel Liarte. Formó parte posteriormente de las populares novilladas de promoción nocturnas Esperanza 70 que tuvieron lugar en la plaza de Las Arenas, como la que se llevó a cabo el sábado 1 de julio de 1967. En ella, hizo el paseíllo junto a los noveles Andrés Moto “El Albaceteño”, Emilio Serna “Emilete”, Antonio Fernández “Morenito de Sevilla” y José Gutiérrez “Joselito”, en la lidia de reses de la divisa de Nemesio González.

Realizó su debut con picadores en Andújar (Jaén) en 1969, alternando junto a “El Andujano”, con reses de la ganadería de Paco María y dos años más tarde, el 28 de marzo de 1971, logra un destacado éxito en la plaza madrileña de Vistalegre. En Torremolinos (Málaga) se doctoró en tauromaquia el 24 de junio de 1973, de manos del malagueño Paco Ceballos y en presencia del estadounidense Diego O´Bolger, obteniendo una oreja del toro de la cesión y las dos del que cerraba plaza, que pertenecía como toda la corrida a la divisa de José Ortega.

En 1975 logra sumar 13 actuaciones, teniendo que lamentar el percance sufrido en la Monumental de Barcelona el 12 de octubre, en una tarde en la que hizo el paseíllo junto a Félix López “El Regio” y Ricardo Corey, con toros de Guardiola Soto. Su segundo toro le mandó a la enfermería con un puntazo en la región escrotal de pronóstico menos grave, que no fue óbice para que después de una entregada faena lo rematara con una contundente estocada y paseara una merecida oreja. La semana siguiente y no recuperado del todo del percance anterior, viajó rumbo a Palma de Mallorca, donde en su Coliseo Balear, que ya había triunfado el año anterior, actuó mano a mano junto a Manolo Amaya y el rejoneador Luis Miguel Arranz. El 8 de agosto de 1976, Gregorio Tébar “El Inclusero” en presencia de Curro Fuentes le confirma la alternativa en las Ventas de Madrid con el toro Albóndiga de la ganadería de Camaligera.

Retirado del toreo, César Morales continuó en el mundo taurino en los inicios de su sobrino, el también matador de toros, banderillero y actualmente hombre de negocios taurinos, César Pérez. Residía en la localidad de Sabadell dedicado a su taller de carpintería, donde falleció víctima de un infarto, el domingo 31 de julio del 2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *