Que Sant Jaume les absuelva, por los siglos de los siglos. Amén

Al  César lo que es del César y a Cati Pericás su faldón. Honores para la Presidenta tras la guasa, a modo de petición, cuando tras el festival de Sant Jaume se reclamase un faldón para su palco con el fin de preservar su intimidad.

A propósito de la Presidenta, cabe anotar que fue fiel a su estilo. Elegante y amabilísima estuvo desprendida para con los novilleros. Ojo, no se confundan éstos. Los trofeos paseados ayer, no debieran llevarles a equívocos en el camino del aprendizaje.

Si de caminos se trata, errado rumbo conduce el elegido por la empresa.  La Asociación Alcúdia Taurina ha creado escuela. Escuela en cuanto al nefasto ejemplo a seguir en lo que a la organización de espectáculos taurinos se refiere. La gestión, estructura, planificación y presentación del ganado de ‘lo’ de ayer, ha superado con creces lo hasta ahora llevado a cabo. Qué barbaridad. Qué manera tan insultante de hacer las cosas. Tras más de seis injustificados lustros al mando del coso podría decirse que no han aprendido nada. Nada bueno. Que su patrón, Sant Jaume, les conceda la absolución antes de descender a los infiernos como consecuencia de su funesta labor empresarial. El taurino ni asoma el hocico por Alcúdia desde hace años.

Y ahora que vengan los listos empresarios a dictar lecciones de moralidad. Que vengan. Que vengan con aquello de que el antitaurinismo fluye entre los que tienen como cometido relatar lo acontecido. Que vengan. Que vengan que se les recordará todo lo que en el tintero se queda tras cada bochornosa función. Que vengan. Que vengan, pero antes que se den una vuelta por su Ajuntament  y aprendan algo de ética, humildad y saber estar de su alcalde Antoni Mir. Y después, que vengan.

Lo embarcado ayer para Alcúdia por el yernísimo Daniel Ruiz Yagüe, tiene guasa también. De los siete que echó sólo el colorado sexto se salvó de la quema por su nobleza. Erales con hechuras de añojos excepto el primero. Destartalados de pitones y embestidas descompuestas. Chicos para tan avezados espadas. Que lo de ayer con esos kilitos rodase estrepitósamente por los suelos es para hacérselo mirar en un ganadero de semejante calibre.

Vaya por delante el cariño que se le profesa a Gabriel Pericás. Teniendo en cuenta que le bloquearon su debut con caballos y que debió haber sido incluido -por derecho- en el cartel inicial de esta novillada como consecuencia de su triunfo el pasado año, mendigar lo de ayer no es de recibo por muy novillero modesto que se precie. El orgullo en los despachos es también orgullo torero, Gabriel. Lo de pordiosear un sobrero sin tenerlas todas consigo, no ha lugar. No sacia el hambre.

Completaban el cartel inicial Jaime Casas, que cortó una oreja. Álvaro Martín, que paseó tres y Daniel de la Fuente, que cortó dos. Los cuatro demostraron sobradas aptitudes para escalar peldaños. Anduvieron desahogados con el material del que dispusieron, de ahí que, en ocasiones, careciesen de emoción ciertas fases de las faenas muleteriles. Todos rivalizaron en quites y fueron breves, aunque desiguales, a la hora de manejar los aceros.

Domingo 14 de agosto. Plaza de toros de Alcúdia. Un cuartito de entrada. Se lidiaron siete novillos de Daniel Ruiz Yagüe y uno, en octavo lugar, de Sancho Dávila. Chicos y feos. Jaime Casas, negro y oro, silencio y oreja. Álvaro Martín, celeste y oro, oreja y oreja. Daniel de la Fuente, grana y oro, silencio y dos orejas. Gabriel Pericás, blanco y oro, oreja y dos orejas.

Jaime Casas
Jaime Casas
Álvaro Martín
Álvaro Martín
Daniel de la Fuente
Daniel de la Fuente
Gabriel Pericás
Gabriel Pericás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *