¡Que se echen a trabajar!

Si lo que pretenden en Baleares ciertos mandatarios abanderados del antitaurinismo es alardear de determinadas carencias y obrar el mayor de los ridículos, pueden acostarse tranquilos. Que se acuesten, que lo han logrado. Están siendo incapaces de asumir el mayor de los batacazos políticos tras más de dos años fabricando y vendiendo humo a sus votantes y pretendiendo equivocar a la opinión pública en general. Dos largos años perdiendo su tiempo y el dinero del contribuyente -el del taurino y el del anti- con borradores de prohibiciones, con sesiones parlamentarias, con disparatadas y absurdas votaciones pretendiendo burlar leyes y derechos. Jugando a ambicionar apuntillar raíces de un espectáculo blindado.

El Tribunal Constitucional les dejó claro en septiembre del pasado año, como consecuencia del recurso por la prohibición de los toros en Catalunya, que las comunidades autónomas pueden legislar pero siempre dentro de las competencias que les otorga la ley de potestades administrativas en espectáculos taurinos. Además, existe una sentencia del TSJB de febrero de 1992, referente a las partes sustanciales de la lidia y un reglamento nacional de espectáculos taurinos.

Ante la noticia de la nueva ley que se pretende aprobar y que lleva consigo la más absurda y sincera ignorancia taurina de determinados políticos, en ningún caso la regulación autonómica puede infringir las leyes nacionales que definen y protegen la tauromaquia. No puede suponer la imposibilidad de celebrarla según se contiene en las leyes nacionales que son competencia del Estado. Otra cuestión totalmente distinta es que, por vía administrativa, se conmine a las plazas de toros a adoptar ciertas medidas en cuanto a temas de seguridad, higiene, accesibilidad, etc…

Corridas con un máximo de tres astados, sin tercio de varas ni banderillas, suprimiendo la suerte suprema, con un tiempo máximo de diez minutos desde que el toro pisa el ruedo, prohibidas las novilladas y los rejones o controles antidoping a toros y toreros son algunas de las disparatadas pretensiones de los mequetrefes que nos representan en el Parlamento balear y que suponen de imposible aplicación ya que remaría en contra de la ley nacional (18/2013, de 12 de noviembre) que protege la tauromaquia como patrimonio cultural del pueblo español y cualquier futura acción en su contra colisionaría con dicha ley, con la Constitución y, de acuerdo a sus características, podría constituir un delito de expolio cultural.

Que se acuesten Podemos, Més y PSIB. Que se dejen de pamplinas y alcen la voz para reconocer que son unos ineptos en materia -la anti y la taurina- y que nada pueden hacer para acabar con la tauromaquia ni tan siquiera haciendo inviable su celebración. Que se echen a trabajar, pero a trabajar de verdad. Que se acuesten para luego, cuando se levanten, que realicen el ejercicio más honesto que debe mostrar al pueblo la clase política: el ejemplo del cumplir las leyes.

Y que devuelvan el dinero de las horas, días y noches remuneradas que estamos perdiendo en el camino con estas acciones. Y de paso, no estaría de más, que fuesen ellos los que se sometiesen a controles antidoping para que, al menos en el Parlament, en es nostre Parlament -el de los taurinos y el de los antis- no se lleven a cabo los absurdos más absolutos.

Un comentario en “¡Que se echen a trabajar!

  1. E sentido cosas ridiculas, pero como esas ya no ,los que quieren imponer estas leyes no tienen ni puñetera idea de tauromaquia.es una burla para la aficion .pero cuidado que le estan buscando los 5 pies al gato , para QUE NO SE CELEBREN FESTEJOS TAURINOS,o sea imposible organizarlos ,yo fui federatario para la ILP aver si nos sirbe para parar estas tonterias.y que se pongan a trabajar en algo serio un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *